Publicado el 09 de septiembre, 2018

Cazú Zegers, arquitecta: “Chile tiene todos los atributos para volverse un país líder en desarrollo”

Autor:

Magdalena Olea

La creadora del “Hotel Tierra Patagonia", frente a las Torres del Paine, explica que "el gran patrimonio del país es el territorio y el paisaje", dice que hay buenas generaciones de arquitectos y asegura que "nuestro gran potencial es el turismo sustentable, de la mano de las comunidades indígenas y vernáculas".
Autor:

Magdalena Olea

Durante el transcurso de su carrera y a lo largo de su vida, la reconocida arquitecta chilena Cazú Zegers, se ha dedicado a la gestión cultural y territorial. Trabajando la mayoría de las veces en el sur de Chile, en contacto con las comunidades indígenas y mapuches, y utilizando especialmente la madera con técnicas ancestrales y también la piedra, ha buscado rescatar y desarrollar la identidad y la naturaleza. Así, su objetivo es acercar la arquitectura al paisaje, conectándola con el territorio y con la gente que lo habita.

Estudió arquitectura en la Universidad Católica de Valparaíso, donde aprendió métodos como la observación y la conexión de la poesía con la arquitectura. Ha creado proyectos como el “Hotel Tierra Patagonia”, al frente de las Torres del Paine, el “Hotel Magnolia”, que está en el centro de Santiago, y la “Casa Taller Cubo”, en Pucón y además, ha sido publicada y reconocida internacionalmente.

“Soy una firme creyente que nuestro gran potencial de desarrollo es el turismo sustentable, de la mano de las comunidades indígenas y vernáculas de los territorios, y eso es lo que nos va a llevar a ser un país líder en desarrollo (…) el gran patrimonio de Chile es el territorio y el paisaje, eso no se puede ni desmitificar, ni perder, ni avasallar, ni destruir. Tenemos que aprender a dialogar. Tal vez eso ha sido el gran trabajo que he hecho y que se lee claramente en el tierra Patagonia”, admite Zegers durante el transcurso de la entrevista.

Dice que no tiene un estilo, sino más bien “una manera de hacer y de entender el quehacer arquitectónico con el paisaje, con el ser latinoamericano y con el ser habitantes de un nuevo mundo”, y explica que cuando alguien se quiere construir una casa, ella debe hacer una lectura de esa persona, desde los gestos, la manera de sentarse, si es una pareja la relación que tienen, para así entender quienes son. Lo expresa de esta manera: “es sumamente importante entender quién es ese ser que está adentro de esta persona que está encargando su casa (..) el concepto nace del encargo del cliente, yo lo cruzo con el territorio, y en ese cruce aparece la palabra poética que genera el gesto signo, que abre la forma”.

También cuenta que la manera que tuvo para enfrentar una crisis psicológica en en tercer año de universidad fue mediante el motocross. Luego, en los 80` recorrió Chile en moto, y cruzó la carretera austral: “Todavía me acuerdo de este territorio completamente impactante que era Chile, y pasábamos a comer donde la gente del lugar, entonces conocimos sus costumbres, sus maneras. Eso me dio una especie de conocimiento de Chile que se me metió en el cuerpo, y esa experiencia de las motos me hizo ser la arquitecta que soy hoy día“, admite.

De su mirada sobre la arquitectura del país, dice que ha evolucionado, que hay mucha inteligencia, creatividad y emprendimiento, que es otro mundo. Piensa que hay una generación “sin ningún interés en seguir los modelos tradicionales, sino en cambiar las maneras de estar en el mundo”, y que eso se relaciona con el territorio y el paisaje.

“Vivimos en un territorio que nos está provocando todo el tiempo, que se terremotea, que se salen los volcanes, que se inunda, que es telúrico, entonces es un lugar especial. Por eso creo que genera tan buena poesía, tan buenos músicos. Vamos a tener muy buen cine también, somos buenos narradores”, afirma.

 

 

 

13 Oct
12 Oct