Publicado el 04 de mayo, 2019

Alejandro Sáez, el chileno detrás de la imagen de un agujero negro: «Cuando vi los resultados me di cuenta que estábamos frente a algo revolucionario»

Autor:

Magdalena Olea

El ingeniero electrónico, quien participó más de 10 años en este proyecto, es el “cerebro humano” a cargo del “cerebro electrónico” del observatorio ALMA. En conversación con «El Líbero», explica el trabajo de este avance tecnológico y científico sin precedente. «Demostramos que esto es posible, pero ahora vienen otros pasos (…) Sin lugar de dudas esto no se agota», afirma.

Autor:

Magdalena Olea

Recibe las ediciones de PRO-nombres personales: entrevistas a inspiradores en tu correo
Suscribirse

La imagen que ha dado la vuelta al mundo y que muestra la primera fotografía de un agujero negro, que se encuentra a 55 millones de años luz de la Tierra y que tiene una masa 6.500 millones de veces superior a la del Sol, sigue sorprendiendo. De hecho, para muchos este es un punto de partida para futuros nuevos avances, para abrir nuevos horizontes científicos desconocidos en la actualidad.

Esta fotografía que se considera un avance tecnológico y científico sin precedente, y es el resultado de una colaboración de ocho radiotelescopios ubicados en distintos puntos del planeta, uno de ellos en Chile. El observatorio ALMA, ubicado en el norte del país, fue clave para tomar esta fotografía.

Por esto mismo es que «El Líbero», en conjunto con el Golf 50, realizará un evento de astronomía el lunes 13 de mayo, donde podrán asistir miembros de la Red Líbero, para reflexionar sobre los avances científicos en esta materia.

En conversación con El Líbero, el ingeniero electrónico Alejandro Sáez, quien participó más de 10 años en este proyecto, y que se dice es el “cerebro humano” a cargo del “cerebro electrónico” de ALMA, explica el trabajo detrás de este avance.

«Diez años atrás me dijeron que existía esta idea de hacer una red de telescopios y me preguntaron si quería participar, a lo cual obviamente dije sí, independiente de las consecuencias que eso podía traer para mi tiempo laboral. Me encantó el proyecto desde el primer momento en que lo plantearon«, cuenta Sáez al comienzo de la entrevista de «PRO-Nombres personales: Entrevistas a inspiradores».

Además, explica cómo vivió el momento en el que lograron fotografiar un agujero negro, y cuenta que en ese entonces no podía comentar, compartir ni difundir los resultados, debido a una política de embargo de la información .

«Fue un esfuerzo tremendo, porque cuando vi los resultados me di cuenta que estábamos frente a algo totalmente transformacional, algo revolucionario, pero tenía un compromiso de discreción, y sencillamente no podía comentar esto. Tuve que reprimir esas ganas de gritarlo y decir lo hicimos hasta que llegara el día, que fue el 10 de abril», comenta.

El trabajo del ingeniero electrónico en ALMA consiste no solo en la resolución de problemas, si no también  en la construcción de un nuevo correlacionador, una especie de «súper computador» que procesa los datos de ALMA, para mejorar la resolución.

«Nunca sabes qué te va a pasar en un día. No es un trabajo rutinario, en muchos casos nos enfrentamos con problemas, por ejemplo, se ven señales que no hacen sentido, y hay que empezar a investigar qué es lo que las está causando (…) Me siento súper afortunado del trabajo que tengo, me ha permitido desarrollar lo que me gusta hacer. Cuando estudié en la universidad pensé que iba a tener un trabajo convencional, pero la motivación me permitió ir buscando nuevos caminos y llegar a ALMA finalmente, llegar a un lugar en el que si pudiera concretar mis sueños«, explica.

 

-¿Qué significa este avance para la ciencia? 

Me resulta cómodo explicar esto estableciendo una analogía. Imagina un paleontólogo que de un día a otro le presentas una fotografía de un dinosaurio. Una revelación, pero la fotografía es un poco borrosa o se tomó de muy lejos. En algún momento él va a querer tomar una mejor y ocupar una mejor cámara. En este caso pasa algo similar (…) Sin lugar de dudas esto no se agota. Es la esencia de la ciencia, esto siempre va a seguir avanzando, siempre va a haber una ambición por querer conocer más, es la esencia del ser humano, siempre va a haber una curiosidad intrínseca.

-En simple… ¿Nos puedes explicar qué es un agujero negro?

Un agujero negro es una singularidad, es decir, es un área, es un objeto extremadamente denso. Y cuando uno tiene una concentración de materia en un punto super confinado, que es el caso de un agujero negro, suceden fenómenos que no son observables en la cotidianidad o que no podemos reproducir en un laboratorio. Fenómenos como por ejemplo, que la luz se curve, entonces eso es algo que está lejos de la intuición.

-¿Y cómo es el espacio y el tiempo en un agujero negro?

Si alguien tuviese la insensatez de acercarse a un agujero negro, asumiendo que no va a morir despedazado por la gravedad, el tiempo se va congelar. No vas a tener esa sensación de fluir que nosotros tenemos con respecto al tiempo. Eso en el caso hipotético que te puedas acercar al agujero negro y vivir dentro de él. 

 

Este es el cómic que explica el trabajo de Alejandro Sáez en Alma:

07 Dic
23 Nov