Panoramas es presentado por:
Publicado el 01 de octubre, 2020

Nacido en cuarentena: “Nandú”, un cuento escrito a cuatro manos

Periodista Pía Orellana

Cristián Correa Sunkel quiso darle un sentido distinto a la pandemia y embarcó a sus tres hijos en un proyecto que supera cualquier cosa: escribir un cuento… ¡y publicarlo!

Pía Orellana Periodista

“Iku, un pequeño pueblo, donde se cultivan todo tipo de especias para la cocina, ve interrumpida su tranquilidad con la llegada de unos forasteros, contagiados con una extraña enfermedad. Samara una joven con un don particular para preparar condimentos, descubre que en sus manos está encontrar la cura para este extraño virus.”

Así parte “Nandu”, un cuento que escribió el ingeniero comercial Cristián Correa Sunkel junto a sus tres hijos: Amanda, Colomba y Borja. “Como muchas familias, en marzo comenzó nuestra cuarentena. Y aunque nos organizmos con algunas reglas y horarios, lo que más nos importaba a mí y mi señora era mantenerlos entretenidos y alejados de las pantallas. Hicimos una lista de actividades: puzzles, cosas para pintar, cocinar, etc. Pero nos quedaba la sensación de que algo más podíamos hacer, algo con un sentido colectivo, un propósito, con mayor trascendencia”, recuerda.

Correa, quien pese a su formación empresarial cultiva una afición por la escritura desde chico, les propuso dedicar al menos una hora a pensar en un “Proyecto Cuarentena”. “Conversando y explorando las posibilidades de hacer algo juntos, decidimos escribir un cuento. Era una idea que nos venía rondando hace un tiempo y sentimos que este era el momento para lanzarse a escribir”.

Él había participado en varios talleres literarios -incluido el taller de columnas de opinión de Joe Black- y tenía una noción de cómo hacer fluir el proceso creativo. “Lo primero que hice fue decirles que se pararan los tres mirando la pared y con una cuchara en la boca”, recuerda. De ahí no pararon de reírse, se soltaron y empezaron a imaginar personajes, anécdotas y tramas para alimentar el cuento.

Poco a poco apareció la columna vertebral de la historia. “Cada uno fue contribuyendo desde su mirada y en conjunto fuimos dándole forma a la narración. De pronto estábamos inmersos en un mundo de fantasía y comenzamos a viajar a través de nuestra historia. Los personajes comenzaban a cobrar vida y afloraba su personalidad. Nos hicimos amigos de los protagonistas y enemigos de los villanos. En fin, nos metimos en un mundo maravilloso que inventamos entre todos y que nos nos acompañó durante esas semanas. A ratos se hacía pesado avanzar, discutíamos, pero estábamos tan comprometidos con la historia y la protagonista que no nos podíamos permitir dejarla sola”.

Finalmente, despues de varias semanas escribiendo, el cuento vio la luz. El artista Ignacio Gana fue el encargado de ilustrarlo. “Fue maravillos verlo terminado y leerlo juntos. Si bien la historia no tiene más pretenciones que entretener a quien la lea, el valor de haberle dado a los niños un sentido de logro, que independiente de las ciscunstancias se pueden hacer cosas, que este ha sido un tiempo ganado y no perdido, es un lindo aprendizaje para todos y que creemos puede inspirar a otras familias a proponerse y sacar adelante su propio Proyecto Cuarentena”.

En Patagonia.

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete