En el Congreso unicameral se llevó a cabo la ceremonia de investidura del nuevo mandato que ejercerá el Presidente Gabriel Boric hasta 2030. Esto, que era inédito en Chile, hoy ya es una realidad y de aquí en adelante, con la plena vigencia de la nueva Constitución, todo será distinto. Baste mencionar que junto a la reelección inmediata del Presidente, se creó la figura de Vicepresidente, siendo Giorgio Jackson el elegido para acompañar a Gabriel Boric desde ese cargo, en su segundo mandato. Y ya no tendremos más Senado, lo cual genera una gran incógnita.

Lo que resultó extraño en la ceremonia de juramento fue la ausencia de nuestra bandera nacional y la entonación del himno que solíamos cantar. Como sabemos, en 2022 se rechazó la norma que establecía los emblemas patrios y la familia como el núcleo fundamental de la sociedad y es por eso que hoy no se toca la ex Canción Nacional ni se iza la bandera tricolor en los edificios públicos y oficiales.

Después de terminada la ceremonia, se le preguntó al Presidente qué haría con las empresas mineras, forestales y eléctricas que reclaman millonarias indemnizaciones, porque sus autorizaciones y concesiones, que estaban en los llamados “territorios indígenas ancestrales”, fueron declaradas nulas y traspasadas a las comunidades. Su respuesta fue que tendrían que negociar, pero dado que también se rechazó el principio de responsabilidad fiscal, el país se podía endeudar libremente y en todo lo que sea necesario para devolver la propiedad ancestral a los pueblos originarios.

Tampoco quedó fuera el tema del poder judicial, que no solo perdió su autonomía. La intervención de dicho poder ha generado enormes controversias. Recordemos que en los próximos 30 días se va a constituir una comisión evaluadora de los ministros de Corte y se van a nombrar provisorios. Pero no solo eso, se aprobaron «sistemas de justicia» y tribunal indígena plurinacional.

Como me comentó un constitucionalista, no tendremos que entrar con pasaporte a Temuco, ahora que Chile es plurinacional, pero sí será posible que en Temuco existan leyes distintas que en la RM y uno podría verse enfrentado a un juicio donde las leyes que se invoquen pudieran ser locales. Podría darse el caso de ser juzgado por un tribunal indígena ancestral y bajo sus leyes, que hasta ahora desconocemos, aunque no pertenezcamos a una etnia original.

Otros que sufrirán las consecuencias de la entrada en vigor de la nueva Constitución son los medios de prensa, dado que se aprobó la creación del Consejo Nacional de Medios de Comunicación. El encargado de dicho Consejo determinará cuándo un medio está emitiendo información veraz, pluralista y paritaria. Esas tres condiciones deberán cumplir a contar de este año si no quieren ser sancionados, como ha ocurrido en Venezuela, donde el diario opositor más importante fue multado reiteradamente hasta perder la propiedad.

Y los que están reclamando hace ya rato, son los escritores, compositores y artistas que no tienen derecho a la propiedad intelectual de sus creaciones, dado que eso se rechazó tempranamente en la Comisión de Sistemas de Conocimiento, y ratificado posteriormente en el pleno de la Convención.

Esto, que parece ciencia ficción, es lo que perfectamente podría ocurrir si se aprueban en el pleno de la CC las normas reflejadas en la historia de esta columna y que ya fueron aprobadas por 2/3 en las distintas comisiones de la Convención, en la semana que recién terminó. Téngase presente.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta