Gastronomía es presentado por:
Publicado el 29 de noviembre, 2018

Dulzura japonesa en Lastarria

Autor:

Rodrigo Martínez

Sakumi es el nombre de una pastelería de especialidades japonesas, donde los bocadillos son de dulzor moderado y sus texturas resultan inusuales para el paladar occidental.
Autor:

Rodrigo Martínez

Los otakus son una tribu de fanáticos de la cultura japonesa. Consumen series de animé con sus respectivas mangas (cómic), ven series en Netflix, se disfrazan como personajes de ficción, juegan Go y hasta veneran costumbres tan ancestrales como la ceremonia del té. Pero también buscan sabores fieles al acerbo gastronómico nipón.

 

Este mismo público tiene otro espacio de deleite al descubrir una pastelería de especialidades japonesas, con los dulzores moderados, texturas inusuales para el paladar occidental y preparaciones que se agotan y son la justificación de una nueva fila en el siempre curiosos barrio Lastarria. Sakumi es su nombre y sus pastelillos ya dan que hablar. A cargo de esta iniciativa se encuentra Mayumi Ehijo, pastelera con pasos por paradores del rótulo en Kyoto y que es la encargada de las opciones dulces que están disponibles en restaurantes como Goemon y  el emblemático Japón. Este espacio ocupa un también típico local de fotografía

 

La oferta es siempre dinámica y si hoy encuentra un bocadillo asociado a la ceremonia del té como el de cobertura de harina de arroz y la forma de la flor del cerezo o Sakura. Mushi manju de moderado dulzor, con recovecos salobres, relleno de poroto rojo. Forma y fondo porque los bocadillos también están llenos de simbolismo como es el caso del Uiro, con cobertura de harina de arroz e interior de dulce de porto rojo. Que simula la fruta de un albaricoque japonés o también llamada ciruela china. Cuya piel tiene notas rojizas y verdes. Un bocadillo de consumo en las festividades.

 

Yakimanju ($800) es un bizcocho relleno, terminado al horno, relleno con pasta de dulce de poroto rojo. También están los dangos o brochetas con una salsa como Matcha o Midarashi ($2.500), con una textura a la que el paladar occidental tiene que saber adaptarse, porque es la textura glutinosa y pringosa la que recoge la salsa, en este caso con una suerte de soya caramelizada.

 

Para beber, hay distintos tipos de té. Nosotros nos decantamos por las notas Gen Maicha, un té verde con notas de arroz tostado, de humo y sésamo. Para días más cálidos, pídalo frío.

 

En líneas generales hay una pastelería muy evocativa, fiel a sus raíces, con los vericuetos de sabor (algo de umami, ligeras notas salobres y un moderado dulzor) que tiene mucho de bocadillo callejero, de hecho mucho de su propuesta es para llevar.

 

Sakumi. Mercerd 336, local 4, Santiago Centro. Martes de 16.30 a 19.30 horas. Miércoles  a viernes de 8.00 a 19.30. Sábado y domingo de 9.00 a 20.00 horas. Email: sakumi.cake@gmail.com

 

 

 

También te puede interesar: