Durante estas semanas, los 141 mil jóvenes que rindieron su Prueba de Transición han estado abocados a su proceso de postulación a la educación superior. Ninguno de ellos postuló a emprendedor. Sin embargo, la experiencia nos muestra que gran parte de ellos lo será en el futuro.

Un estudio realizado por Ipsos mostró que 46% de los chilenos ha emprendido alguna vez y nos ubicó en la sexta posición como uno de los países con más emprendedores. Como es sabido, el emprendimiento tiene mayor presencia en países en desarrollo, en los cuales el mercado laboral tiene tasas importantes de informalidad y en un contexto de crisis económica como el actual, la necesidad de generar ingresos lleva a muchos a iniciar trabajos por cuenta propia. El punto está en cómo logramos que esa necesidad o espíritu emprendedor lleve a la generación de negocios sostenibles, para sus gestores y también para el país.

Para aquellos que ingresarán a estudiar una carrera, es fundamental que las mallas curriculares aborden la creación de negocios propios como una alternativa plausible y que, por lo tanto, consideren la entrega de los conocimientos y herramientas que les permitan crear negocios en todo el sentido de la palabra. Es decir, que puedan generar beneficios para sus creadores como también para su entorno. En Fundación Independízate tenemos exitosas experiencias de alianzas con las universidades más prestigiosas del país, creando virtuosos espacios de colaboración entre el mundo emprendedor y el académico.

Para aquellos técnicos y profesionales que ya egresaron y que en muchos casos están trabajando por cuenta propia, el ecosistema del emprendimiento deberá cumplir un importante rol de colaboración y apoyo, para permitir que estas iniciativas no queden como meros caminos de subsistencia en el corto plazo y logren transformarse en negocios que aporten a la reactivación económica del país y por qué no, en grandes empresas algún día.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta