Tragos es presentado por:
Publicado el 28 de febrero, 2019

Bombillas y sorbetes comestibles

Autor:

Rodrigo Martínez

Una manera concreta de disminuir la basura plástica, están hechas de azúcar y gelatina, lo que impide que se deshagan. Comérselas es sólo una opción.

Autor:

Rodrigo Martínez

Los sorbetes son el cuarto residuo más común en costas y océanos. Minutos de uso y siglos para descomponerse. Hay datos duros como que el 2050 estiman que habrá más plástico (en términos de peso) que peces en el océano. Toda una alternativa a un elemento de uso común que es producido de un material con una tasa de reciclaje casi nula y con un tiempo de biodegradación superior a los 400 años y que representan el 4% de la basura plástica a nivel mundial.

La iniciativa Sorbos es más que una alternativa al uso del plástico. Son bombillas comestibles y aromatizadas con hasta 8 sabores (lima, frutilla, limón, jengibre, canela, manzana verde, chocolate y sabor neutro) y son biodegradables. Son el sustituto perfecto de las bombillas de acero inoxidable (hay que lavarlas), vidrio (se quiebran), bambú (presentan problemas de higiene) y papel (se desarman y su pegamento se diluye en el líquido). Esta innovación presenta la  ventaja adicional de ser un aporte extra de sabor, aroma y aspecto estético para tragos, jugos, smoothies y helados.

Están hechas principalmente de azúcar con una  gelatina que impide que se deshagan; se mantienen rígidas (mínimo 25 minutos; con hielo hasta 45m). Tras ese lapso va perdiendo rigidez pero mantiene su funcionalidad para sorber líquidos, no se deshace. Por la presencia de azúcar, llevan sellos negros de azúcar y calorías, pero comerlas es opcional.

Sorbos. De momento, sólo disponible en cajas de 200 unidades Precio de referencia para $50.000. www.sorbos.cl y www.wearesorbos.com.