:

La democracia necesita defensores. Chile después del 18 de octubre

$12.500

Parecía sólido el aprendizaje que habíamos hecho sobre la obligación de rechazar la violencia como método político. Parecía fuera de dudas la adhesión a la cultura de la libertad y los principios de la democracia representativa. Pues bien, no eran tan sólidos ni ese aprendizaje ni esa adhesión, y en poco tiempo se han incrementado las dudas acerca de cuán firme es el compromiso de algunas fuerzas políticas con los valores que nos permiten vivir juntos.

Solo la adhesión sin flaquezas a los valores democráticos puede construir un dique de racionalidad, templanza y moderación que proteja las garantías individuales y la cultura de la libertad. Pero hay que revisar ese dique periódicamente. Después de todo lo vivido, se ha hecho evidente que la democracia no se defiende sola.

Categoría:
: