A medida que el coronavirus sigue avanzando por el país -de manera desigual, eso sí, con foco en Santiago– también aumenta la crispación política. La oposición decidió bajar sus cartas y ayer rechazó las iniciativas más emblemáticas del gobierno relativas al Covid-19. Pero decir «oposición», en singular, es cada vez más un error. Ahora hay que hablar con propiedad de «oposiciones». En especial luego del «manifiesto» que dos históricos militantes de la Democracia Cristiana (Jorge Burgos e Ignacio Walker) publican hoy en El Mercurio, donde hacen una verdadera «declaración de independencia» respecto de la izquierda.


http://soundcloud.com/ellibero-cl/podcast-lo-mejor-de-la-prensa-06-de-mayo