Los malos augurios se cumplieron. Pese a que la manifestación por el primer año del 18-O ayer en Plaza Italia fue relativamente reducida (25 mil personas) en comparación a la concurrencia que se vio durante fines de 2019, sí fue extremadamente violenta. Hubo violencia entre los propios manifestantes, a los pies del monumento al general Baquedano; se quemaron casi por completo dos centenarias iglesias; se produjeron saqueos; e incendios a otros edificios privados. La policía pareció ausente, igual que las medidas de resguardo sanitario… Pese a que se anunció en la víspera la presencia de 40 mil efectivos para resguardar el orden público, Carabineros no logró proteger su templo institucional, que se redujo a cenizas. El gobierno destacó que se pudo resguardar la infraestructura crítica y, en efecto, el metro esta vez salvó ileso. Pero el fuego nuevamente fue el protagonista de la jornada.


https://soundcloud.com/ellibero-cl/lo-mejor-de-la-prensa-el-fuego-volvio-a-ser-el-protagonista-en-un-18-o