Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 18 de octubre, 2015

¿Y cuál es la productividad del Estado?

Consultor de empresas Jaime Jankelevich
Si el aparato estatal termina siendo un feudo de los partidos políticos, cabe preguntarse cuántos funcionarios realmente necesita el país para satisfacer la demanda ciudadana y cuántos hay por mero amiguismo.
Jaime Jankelevich Consultor de empresas
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La productividad es un factor crítico para que Chile pueda seguir creciendo, pero lamentablemente hoy está contribuyendo en forma negativa al PIB del país. Es decir, en lugar de ayudar al crecimiento, juega en su contra, para ponerlo en términos simples.

Mientras en Chile la productividad laboral por hora trabajada es de US$27, en Noruega es de US$88 y el promedio de la OCDE US$49. Y no es que trabajemos menos en términos de horas, al contrario. En Chile se trabaja como promedio 2015 horas al año, mientras que en la OCDE llega a 1770 horas.

Lo que nos dicen las cifras es que nuestra productividad laboral es baja, no mejora, y, al contrario, se ha ido deteriorando en el tiempo. Pero como los indicadores son promedios, sería interesante saber cómo se descomponen las cifras comparando la productividad laboral del sector privado con la del Estado.

En el sector privado, si una empresa tiene baja productividad laboral, su capacidad de competir estará fuertemente reducida frente a quienes trabajan diligentemente; por ende, en la medida que exista una alta competencia, cada cual será dueño de su destino. Aquellos empresarios que se mantengan permitiendo holguras en términos de productividad, verán mermadas sus posibilidades de sustentabilidad en el tiempo y serán desplazados por quienes tienen bien capacitado a su personal e invierten adecuadamente en generar crecimiento.

Pero en el sector público, a diferencia de lo que ocurre en el privado, no hay competencia; por el contrario, los servicios estatales son monopólicos y de ahí la exigencia de no poder ir a la huelga, aunque como comprobamos constantemente, esto no se cumpla.

Si no hay competencia y la sustentabilidad en el tiempo no es un factor que amenace la existencia del Estado, la productividad laboral pública entonces pasa a ser solo un riesgo en términos políticos, dada la verdadera simbiosis que se genera entre el Estado empleador, los funcionarios públicos y el gobierno de turno, debido al importante rol que éste se asigna de proveer puestos de trabajo a los partidarios de su coalición, lo que le ayuda a conservarse en el poder.

Un artículo periodístico publicado recientemente, en donde se habla de la posibilidad de una molestia de la DC con el gobierno, sirve de ilustración para lo dicho. Dice, textualmente, “Las bases (DC) no van a arriesgar sus pegas presentes o futuras. Ellas viven del aparato público, comenta alguien que conoce al dedillo a la falange”. En otra ocasión, el destacado dirigente socialista y ex Senador Ricardo Núñez manifestó que los militantes, particularmente socialistas y PPD, necesitaban del Estado, “porque en una sociedad dominada por el mercado, una persona de izquierda es más difícil que asuma responsabilidades que le permitan subsistir”.

Si el aparato estatal termina siendo un feudo de los partidos políticos, cabe preguntarse cuántos funcionarios realmente necesita el país para satisfacer la demanda ciudadana y cuántos hay por mero amiguismo. Dado que se ha incrementado considerablemente la contratación por parte del Estado en este gobierno y en 2016 el presupuesto contempla ampliar aún más el número de funcionarios, sería extraordinario para el país conocer cuánto aporta al PIB de Chile la productividad del Estado y sus funcionarios y cómo se distribuye dicha productividad Ministerio por Ministerio y Servicio por Servicio.

Sería una efectiva manera de conocer cuánto Estado realmente se necesita y cuánto del mismo es prescindible. Más de alguna sorpresa nos llevaríamos.

 

Jaime Jankelevich, consultor de empresas.

 

 

FOTO: DAVID VON BLOHN/ AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: