Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 23 de diciembre, 2018

Varsovia Valenzuela: Mujeres en la alta dirección, la gran deuda de las empresas chilenas

Ingeniero Comercial UC Varsovia Valenzuela

Ahora que ya estamos en la revolución 4.0, la de la transformación digital, se hace necesario alcanzar al mundo desarrollado incluyendo y aprovechando todo el talento femenino disponible.

Varsovia Valenzuela Ingeniero Comercial UC
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En este mes en que se hacen balances y análisis de todo tipo para determinar si se lograron las metas planteadas, podemos respirar un poco más tranquilos porque algunos indicadores económicos muestran señales de mejoría, tímidas en algunos casos, pero positivas pensando en lo que esperamos ocurra el próximo año. Sin embargo, un aspecto que nos posiciona muy lejos de lo que ocurre en los países desarrollados es la incorporación de mujeres en cargos de alta dirección en las empresas de nuestro país. 

Según el Informe de Mujeres en la Alta Dirección – IMAD Empresas 2018, en las 111 empresas evaluadas solo un 17% de los puestos de alta dirección son ocupados por mujeres. Pareciera que ni las empresas que han declarado apoyar a que más mujeres lleguen a cargos de responsabilidad ejecutiva realizan los pasos concretos necesarios para que se transforme en una realidad; sólo con una real voluntad de impulsar estos cambios se logrará acercarnos a lo que ocurre en el mundo desarrollado.

Notable es el caso de BHP Billiton, empresa de uno de los sectores más masculinizados de la economía, la minería, que ha tomado la decisión estratégica de contar con 50% de mujeres en su dotación a nivel mundial para el año 2025. Se asegurarán que este incremento de presencia femenina se dé en todos los niveles, desde los estamentos de entrada a la empresa hasta los niveles ejecutivos y directivos y será una variable por la que deberán responder sus máximos líderes en cada país donde desarrollan sus actividades, incluyendo Chile.

Qué notable impacto tendría si las empresas chilenas líderes de los diferentes sectores económicos dieran el ejemplo de acelerar la incorporación de mujeres en los niveles altos, eliminando barreras, creando oportunidades y dando el espacio para que se incorpore talento femenino, ya que es una buena inversión en el largo plazo. La cultura chilena tan arraigada necesita cambiar urgentemente y considerar que las mujeres en el mundo actual con su trabajo y talento contribuye a agregar valor a las empresas.

La segregación vertical, concepto muy interesante que se analiza en la encuesta IMAD, da cuenta que mientras más alto el nivel, menos mujeres ocupan alguna posición de responsabilidad. Chile, sus empresarios y ejecutivos han logrado hacer una gran transformación de la economía hacia una economía abierta y competitiva a nivel internacional. Ahora que ya estamos en la revolución 4.0, la de la transformación digital, se hace necesario alcanzar al mundo desarrollado incluyendo y aprovechando todo el talento femenino disponible. Así vamos a navegar sobre la ola y no dejar que ésta pase sobre nosotros.

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: