Muchos no querían este proyecto, incluso algunos parlamentarios de esta región, pero estoy seguro de que el proyecto de mi autoría que salió del Congreso el miércoles para convertirse en ley será una excelente herramienta para combatir el robo de madera, delito que ha ido creciendo de manera considerable en los últimos años. En 2018 hubo robos por 20 millones de dólares y el año pasado llegamos a 92,4 millones de la divisa norteamericana.

Claramente no estamos hablando de camionetas de leña para calefaccionar el hogar, hablamos de miles de camiones cargados de leña a su máxima capacidad, comercializados por bandas organizada, algunas ellas -y así lo han evidenciado los hechos en esta última semana- con el objetivo único de adquirir “fierros y tiros”. Pero hay que aclarar, eso sí, que no se trata de un delito exclusivo de alguna etnia.

Este proyecto busca modificar los códigos Penal y Procesal Penal para tipificar el delito de sustracción de madera y otros relacionados, y habilitar el uso de técnicas especiales de investigación para su persecución.

Según la Corma, el robo total del año pasado significó 50 mil camiones -140 diarios- cargados con madera robada circulando por las rutas del país impunemente, evadiendo impuestos y afectando gravemente la recaudación que hoy el Gobierno quiere mejorar considerablemente a través de Reforma Tributaria que ingresó y que actualmente analizamos en la Comisión de Hacienda.

Era estrictamente necesario hacer algunas mejoras a nuestros códigos Penal y Procesal Penal para controlar de mejor manera el comercio ilícito de la madera. El proyecto no sólo incorpora nuevos delitos relacionados a la falsificación de guías de despacho o facturas y la sanción a la receptación, sino que incorpora herramientas procesales como el comiso y favorece el actuar coordinado de las policías y otros órganos de fiscalización como lo son la Conaf, el SII y la UAF. Modifica el Código Procesal Penal para incluir el robo de madera en el catálogo de delitos que permiten el uso de técnicas especiales de investigación, tales como escucha telefónica e interceptación de comunicaciones y agentes encubiertos.

Ahora -cuando el presidente Boric promulgue la ley- habrá una nueva herramienta para combatir a estas mafias que sólo causan daño y afectan no sólo a grandes forestales sino a miles de trabajadores y contratistas que muchas veces sólo tienen para trabajar, el camión que ven en llamas.

Fueron 134 votos a favor y 3 en contra. Un apoyo contundente a esta iniciativa. Con el patrocinio de los hoy ex diputados René Manuel García, Fernando Meza y Diego Paulsen logramos de alguna forma aportar al combate de terribles y violentos hechos que muchas -si no todas las veces- se generan en torno a este ilícito.

*Miguel Mellado es diputado.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta