Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 01 de octubre, 2019

Tomás Flores: ¿Nuevo impulso exportador?

Economista Senior de Libertad y Desarrollo Tomás Flores

Hernán Büchi siempre señalaba que para mantener un ritmo de crecimiento sobre 4% anual era necesario crear cada 5 años una industria capaz de exportar más de US$ 1.000 millones anuales. Eso ocurrió con los salmones, el vino, las frutas, entre otras. Ahora probablemente será el litio, pero ¿el próximo año cuál será? Y ¿en dos años más? Creo que la agenda Chile País Exportador debe volver a retomarse, ya que la siesta que se ha tomado ya ha sido muy larga.

Tomás Flores Economista Senior de Libertad y Desarrollo
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Se ha producido un debate en razón de la estabilización de los valores exportados por Chile en la última década, levantando la alerta de que habíamos perdido el impulso observado en los decenios anteriores. El director de Prochile, Jorge O´Ryan, nos recuerda que en la actualidad el 52% de lo que exportamos son productos distintos de cobre, donde se destacan los alimentos, el litio y otros. Dicha categoría a principios de los setenta era de solo 15%. Adicionalmente, señala que la exportación de servicios ha tenido un auge sustancial, llegando a US$1.200 millones el año pasado, incluyendo asesorías para minería y finanzas, TICs, filmación de películas y comerciales y videojuegos.

Ahora bien, si se calcula las exportaciones per cápita, obtenemos para Chile una cifra cercana a los US$4.000 al año. Ello destaca en la región, donde las cifras de Argentina y Brasil bordean los US$1.200 al año; es decir, estos dos últimos países exportan poco en relación a la población que tienen y podrían por tanto multiplicar por 4 sus envíos si redujesen sus barreras arancelarias y promoviesen el modelo exportador chileno. Sin embargo, Nueva Zelanda exporta US$8.130 anuales per cápita, es decir el doble que nosotros, en donde la canasta exportadora es similar a la nuestra. En la zona Euro, el promedio exportado per cápita es de US$14.588 y países como España se empinan en los US$12.875 anuales. Así, en varios mercados ya hemos alcanzado un estado estacionario, como por ejemplo manzanas frescas, en donde el valor exportado es muy similar año tras año, mientras que hay otros que tienen mucho espacio para crecer, como las cerezas en China.

En la década de los ochenta y noventa, la escasez de divisas alentaba el desarrollo de nuevos mercados para poder contar los dólares que esos envíos generaba. No veo esa angustia ahora, en donde nuestra economía globalizada nos permite tener la liquidez que queramos en cada momento del día. No veo la urgencia por firmar nuevos acuerdos de libre comercio, ya que de hecho con África no tenemos nada, siendo una zona que crece más que América Latina y en donde varios de sus países tienen TLCs con la Unión Europea, Estados Unidos e incluso Mercosur. Incluso en la actividad gremial, es legendario el empuje de personas como Andrés Concha, que tanto desde el sector público como privado desplegó el modelo de Chile exportador, generando incentivos como el reintegro simplificado a exportadores. No veo esa urgencia actualmente, ni en el mundo público o privado, o en la agenda de los candidatos presidenciales.

Hernán Büchi siempre señalaba que para mantener un ritmo de crecimiento sobre 4% anual era necesario crear cada 5 años una industria capaz de exportar más de US$ 1.000 millones anuales. Eso ocurrió con los salmones, el vino, las frutas, entre otras. Ahora probablemente será el litio, pero ¿el próximo año cuál será? Y ¿en dos años más? Creo que la agenda Chile País Exportador debe volver a retomarse, ya que la siesta que se ha tomado ya ha sido muy larga.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: