Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 19 de febrero, 2019

Tomás Flores: La explosión del parque automotriz

Economista Senior de Libertad y Desarrollo Tomás Flores

Aunque la inversión en infraestructura sea sustancial, es necesario avanzar en el uso de otros instrumentos para reducir la posibilidad de que se genere congestión en ciertos puntos de la ciudad y en periodos de tiempo particular.

Tomás Flores Economista Senior de Libertad y Desarrollo
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En el año 2018 se vendieron 417 mil vehículos nuevos, con lo cual el stock o parque automotriz en nuestro país habría llegado a 5,6 millones. Esto equivale a cerca de 297 autos por cada 1.000 habitantes, lo que es similar a lo observado en México, pero aún lejano de la tasa de motorización de España, en donde la cifra alcanza los 600 autos por cada 1.000 habitantes (similar al resto de los países de la Unión Europea). Si Chile tuviera la tasa de motorización de España habría 11,3 millones de autos en nuestro país, es decir el doble del stock actual.

Durante los últimos 20 años, el parque automotriz ha crecido a una tasa de promedio de 5,3% anual, lo cual implica que cada 14 años se duplica el stock, y es así como en 1998 teníamos un total de 2 millones de autos y en 2012 llegamos a 4 millones, siendo muy probable que a fines del presente año nos acercaremos a los 6 millones de vehículos.

Este explosivo aumento de la tasa de motorización es similar a los observado en otros países, tales como Corea del Sur y España, en donde el aumento del ingreso per cápita y el mayor acceso al crédito han permitido que muchas más personas puedan comprar un auto. Es posible predecir que en 10 años más, en el 2029, llegaremos a tener 10 millones de autos circulando por nuestro país. En dicho año, el ingreso per cápita de Chile bordeará los US$29 mil (PPC), lo que es similar al nivel de ingreso que se observa actualmente en Estonia, Hungría y Malasia. Probablemente en las comunas de mayor ingreso, como Vitacura, ya tenemos tasas de motorización similares a la de Barcelona, pero en comunas de ingreso medio, como Maipú, observaremos una sustancial expansión de la cantidad de autos, lo cual generará congestión de no adecuarse la infraestructura pública para enfrentar este mayor uso de la infraestructura vial.

Aunque la inversión en infraestructura sea sustancial, es necesario avanzar en el uso de otros instrumentos para reducir la posibilidad de que se genere congestión en ciertos puntos de la ciudad y en periodos de tiempo particular. Es así como la tarificación vial en ciertas zonas como el centro de Santiago o el barrio El Golf será necesaria para desincentivar el uso de los autos a determinadas horas o días.

El progreso económico trae consigo el mejoramiento de la calidad de vida de las personas y ello involucra aumentar la tenencia de bienes durables, tales como autos, con lo cual el incremento de la tasa de motorización ha evolucionado tal como se ha observado en otros países. Es necesario que comencemos a pensar la realidad que tendremos en una década más, cuando 10 millones de vehículos recorrerán nuestras calles.

FOTO:FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIAUNO

 

 

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: