Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 3 noviembre, 2020

Tomás Bengolea: La derecha a la constituyente: principios comunes

Presidente de la Fundación ChileSiempre Tomás Bengolea

Si el pacto político no pasa por promover la primacía de la persona humana frente al Estado, la centralidad de la familia, la importancia de la libre iniciativa económica y el derecho de propiedad, entre otras, estaremos ante un pacto que podría ser útil para obtener un tercio de los convencionales, pero que no será fecundo para librar la batalla de las ideas en la discusión constituyente.

Tomás Bengolea Presidente de la Fundación ChileSiempre
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Se ha agudizado el debate entre los diversos partidos de ChileVamos y el Partido Republicano, de cara a la definición de las listas de candidaturas para la elección de constituyentes del próximo 11 de abril. Mientras en la UDI la mayoría parece estar dispuesta a lograr un pacto electoral con el grupo de José Antonio Kast, en la directiva de Renovación Nacional la idea no parece gustarles. El tema es más complejo que armar simples pactos electorales -necesarios por cierto-, y tiene que ver con la lectura del resultado del plebiscito y la voluntad de disputar la batalla de las ideas en la convención constituyente.

Si bien una parte importante de la centroderecha chilena votó por la opción Apruebo el pasado 25 de octubre -lo que explica, entre otras cosas, el abultado resultado a favor de esta opción-, la derrota del Rechazo impacta especialmente a la derecha chilena. Sin ir más lejos, buena parte del contenido de la Constitución vigente fue incorporado por el fundador de dos de los partidos más grandes del sector, y en los últimos años la centroderecha había manifestado con claridad la importancia de mantener el orden constitucional. De hecho, el presidente Piñera resultó electo hace sólo dos años promoviendo reformas dentro de la Constitución y oponiéndose a la Asamblea Constituyente. Negar que la derrota del Rechazo es un duro golpe para la derecha es negarse a ver la realidad. En este sentido, las decisiones que tome sus partidos y seguidores de cara a la discusión constituyente son fundamentales para el futuro de un sector que ha sido particularmente poco hábil políticamente.

A todas luces, para la centroderecha lo más conveniente desde el punto de vista electoral es que todos los partidos vayan en una lista única: desde el Partido Republicano hasta Evopoli, pasando por la UDI y RN. Eso maximizaría las posibilidades de que la derecha chilena supere el tercio en la elección de convencionales constituyentes, y logre ser una fuerza de peso para la discusión que ahí se producirá. Con todo, la definición más importante no es la de los pactos o acuerdos electorales, sino la determinación de los mínimos comunes que justifiquen que estos partidos decidan ir en un pacto político de cara a la elección de abril.

Esto, porque el gran déficit de la derecha no se produce, a mi juicio, en lo relacionado a las estrategias electorales. Sólo por mencionar algunos ejemplos que acompañan esta impresión, la centroderecha ha ganado dos de las últimas cuatro elecciones presidenciales, y en la última elección parlamentaria ChileVamos fue la coalición que obtuvo una mejor representación en el Congreso, aunque no le bastó para conseguir la mayoría. El gran problema de la derecha en Chile se genera a la hora de proponer un proyecto político a largo plazo de cara al país, que se funde en los principios fundamentales que conforman su ideario, y que conecte con las urgencias sociales, tras la realización de un diagnóstico propio y potente sobre el momento histórico que vivimos.

En este sentido, la definición de principios y mínimos comunes que los partidos de derecha promoverán y defenderán de cara a la discusión constituyente es crucial, no sólo para que los electores podamos votar confiados de que nuestros representantes efectivamente trabajarán por nuestras ideas, sino porque la discusión que viene trasciende el texto de la eventual nueva carta fundamental. De cara a la discusión cultural que implica definir el proyecto país que queremos para las próximas décadas, es urgente que la derecha reconozca y promueva los principios e ideas que considera que le hacen bien a Chile.

Si el pacto político no pasa por promover la primacía de la persona humana frente al Estado y el servicio que éste debe prestar a las personas y organizaciones sociales; por defender el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos con libertad; la centralidad de la familia; la importancia de la libre iniciativa económica y el derecho de propiedad; la existencia de un Estado subsidiario, eficiente y ágil para atender las necesidades ciudadanas, el Estado de Derecho y la separación de funciones, estaremos ante un pacto que podría ser útil para obtener un tercio de los convencionales, pero que no será fecundo para librar la batalla de las ideas en la discusión constituyente.

El debate que tenemos por delante es decisivo para el futuro de Chile. Abordarlo con éxito requerirá de patriotismo y pragmatismo, por un lado, para acordar estrategias que permitan un buen resultado electoral; pero, por otro, requerirá profundidad intelectual y claridad doctrinaria, para proponer con claridad y valentía las ideas de la justicia y de la libertad a los chilenos, y así seguir contribuyendo al progreso social de nuestro país.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO