Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 18 de agosto, 2015

Tic tac tic tac el tiempo pasa y de qué nos sirven los lemas

“Todos X Chile”, frase precisa y que expresa que esos “todos” están por Chile. No puedo dejar de cuestionarme quiénes son esos “todos”: ¿Los 3.468.389 que votaron por este gobierno, o el 22 por ciento de apoyo actual que equivale a 763.043 ciudadanos?

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Llevo y llevamos semanas escuchando dos lemas del actual gobierno, que infiero nos quieren entusiasmar, encantar, ilusionar o comprometer hacia una renovada propuesta de lo que se viene en nuestro país:

1.- Realismo sin renuncia

2.- Todos X Chile

Las he leído con cuidado, las he reflexionado y he observado a través de los medios cómo se ha reaccionado a ellas principalmente de parte de los líderes. Producto de esto, no pude evitar analizarlas etimológicamente y considero que he llegado a algunas sutiles conclusiones que no dejan de sorprenderme.

Empecemos por la frase ícono que ha sido tan debatida y vilipendiada estas últimas semanas.

El “realismo” permite considerar o percibir lo que ocurre tal como sucede; continuado por un “sin” que nos indica que hay algo que no se ha tenido en cuenta y “renuncia” que significa abandono voluntario de una cosa que se posee o de una actividad que se ejerce.

Reflexiono y me pregunto: Existirá una intencionalidad de parte del gobierno de informarnos de que se toma conciencia de lo que ha estado ocurriendo en nuestro país estos últimos meses y por eso el “Realismo”. Al agregar el “sin” a esta frase  especulo que se intenta transparentar que existen aspectos o situaciones que no se tomaron en cuenta con respecto a las reformas y la gestión del gobierno actual, y que esto implica que se “renuncia” a decisiones ya tomadas en relación a la conducción de algunas metas, ideas, propuestas para continuar con el proceso actual.

Si fuera ésta la intención del lema “Realismo sin renuncia”, concluyo que sin hacer un análisis etimológico, un gran grupo de personas hizo una buena comprensión de esta frase que proclamó el gobierno el 10 de julio junto a la imagen visual de Todos X Chile.

Sin embargo, hoy presenciamos una suerte de debates y explicaciones que van y vienen sobre lo explicitado en esta frase. Pienso y luego me pregunto: ¿Dónde o en qué estuvo el error comunicacional? ¿Será que la frase era solo un slogan, y que no tenía sustento reflexivo, de convicción y por sobre todo de reconocimiento que definitivamente se debía renunciar a decisiones ya tomadas y modificar el plan inicial? De ser esto último, me parece muy preocupante ya que no tiene consistencia entre lo que se nos intenta comunicar y lo que finalmente ocurre en el hacer de quienes están liderando este proceso de cambio en nuestro país. Y parece de total lógica la cantidad de debates entre ministros, Presidenta, líderes políticos, periodistas, entrevistados, columnistas y finalmente la ciudadanía que queda perpleja frente a esta lema.

Deduzco entonces a partir de lo reflexionado que no existe voluntad real de renunciar a algo y menos el tener esta comprensión realista de lo que ocurre en nuestro país.

No puedo evitar considerar que la historia constata que los grandes cambios de las sociedades son llevados a cabo por líderes que requieren de una profunda consistencia en su hacer, pero sobre todo en su decir. Eso es lo que los hace pasar a ser parte de la historia, que los ciudadanos confíen y se comprometan con un proyecto de país. Un ejemplo: Gandhi no necesitaba explicar o re explicar su “No violencia”, él en sí mismo la representó y vivió de acuerdo a ese lema. Y no tengo duda de que por eso logró lo que “logró”, y sobre todo fue confiable para los hindúes y temido por los ingleses. En conclusión, la convicción es un modo ético de vivir, es una virtud que en alguna medida todos deberíamos tratar de cultivar.

Y finalmente no puedo dejar de referirme a “Todos X Chile”, frase precisa y que expresa que esos “todos” están por Chile. Es sabido que una frase usada como lema debe movilizar e inspirar, pero no puedo dejar de cuestionarme quiénes son esos “todos”: ¿Los 3.468.389 que votaron por este gobierno, o el 22 por ciento de apoyo actual que equivale a 763.043 ciudadanos? No cabe duda de que son cifras extremadamente diferentes, pero además es una representación muy pequeña en relación al total de habitantes de este país. Por lo tanto, este Realismo anunciado fue acogido por los líderes como algo muy pertinente desde del gobierno.

Entonces, esta frase que por cierto nos ha costado a todos muchos recursos económicos, ya sea por su creación y difusión, finalmente convoca a menos de un 5 por ciento de todos los chilenos, si tomamos como referencia el actual porcentaje de apoyo.

Definitivamente tengo la sensación de que resuelvo una ecuación matemática, para tratar de entender el sin sentido de tanto slogan que hoy tiene a muchos confundidos.

No tengo duda de que para solucionar esta ecuación que no logra resolverse se hace urgente empatizar, y tener realismo con respecto a ese 95 % de chilenos que espera otra acción del modo de gobernar actual. Sin embargo, se hace relevante distinguir que en este 95% existe un alto porcentaje que está por estas reformas que se hacen tan urgentes para el desarrollo de nuestro país, sin embargo, no sintoniza con el modo en que se han llevado a cabo.

Entonces, me pregunto hasta cuándo esperan, no lo sé… Tal vez un matemático pueda ayudarnos a resolver esto, en una ecuación que recoja una serie de datos de haceres de los líderes, sus convicciones y contradicciones más otras variables; y quizá tengamos un resultado que aventure una conclusión aclaratoria respecto a cómo va a terminar todo esto. Puede ser que teniendo resuelta esta ecuación, a lo mejor se asome una luz de esperanza.

 

Por Soledad Teixidó, Presidenta Ejecutiva de PROhumana.

 

 

FOTO:FELIPE FREDES FERNANDEZ/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: