Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 17 de octubre, 2018

Susana Jiménez: Generación distribuida y la modernización energética en Chile

Ministra de Energía Susana Jiménez

La reciente modificación de la Ley 20.571 o Ley de Generación Distribuida -que está lista para ser promulgada ley- es un buen inicio de cara a cambios más profundos que se deben abordar en el sector de distribución, y cuyo trabajo ya hemos iniciado, para transitar hacia un sector energético más moderno y sostenible.

Susana Jiménez Ministra de Energía
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La creciente relevancia del cambio climático y sus efectos han vuelto un tema de vital importancia la adición de nuevas tecnologías costo-efectivas que ayuden a combatir sus consecuencias, entre las cuales se encuentran las energías renovables. Chile se ha posicionado como país pionero en Latinoamérica en materia de integración de energías renovables. Hoy casi un 20% de nuestra matriz está compuesta por estas tecnologías, y se proyecta que este porcentaje siga creciendo de forma importante.

 

El Gobierno del Presidente Sebastián Piñera tiene un fuerte compromiso con el desarrollo de las energías renovables en nuestro país. Para ello, nuestra Ruta Energética 2018-2022 establece importantes lineamientos y compromisos que apuntan en esa dirección, con el objetivo de modernizar nuestro sector de cara a los desafíos que deberemos enfrentar en materia de medioambiente, energía y crecimiento económico.

 

Un foco de desarrollo importante en esta agenda es la generación renovable a pequeña escala, más conocida como generación distribuida. Aquí, Chile se muestra con un importante avance, pero con no menores desafíos, con espacio de mejora y perfeccionamiento de la regulación del sector, los cuales permitan maximizar el crecimiento esperado para estas tecnologías de manera eficiente y sustentable.

 

La reciente modificación de la Ley 20.571 o Ley de Generación Distribuida, que fue aprobada en forma unánime en la Cámara de Diputados y por 29 votos a favor, sin voto en contra en el Senado, y que quedó lista para ser promulgada ley, se alinea plenamente con estos requerimientos. Con ella se busca expandir el mercado objetivo y entregar mejores condiciones para que los proyectos puedan desarrollarse, a la vez que se facilita el acceso de esta tecnología a la población chilena. Al respecto, podemos destacar el aumento de 100 kW a 300 kW de la capacidad máxima por inmueble o instalación que se acogen a esta modalidad, así como la incorporación de nuevos modelos de desarrollo para la generación distribuida, en la forma de sistemas de propiedad conjunta o sistemas comunitarios, entre otros cambios de gran relevancia.

 

Cabe destacar el invaluable trabajo realizado en conjunto con el Congreso Nacional y la sociedad civil en este proceso, ya que fue posible sacar adelante un proyecto de ley con apoyo transversal de todos los sectores políticos. Los aportes realizados por la Cámara de Diputados, así como la discusión del proyecto en el Senado, en conjunto al liderazgo del Ministerio de Energía, fueron las piezas claves para obtener una ley beneficiosa, y que viene a mejorar las condiciones de desarrollo de la generación distribuida renovable en Chile.

 

Creemos que la generación distribuida ha llegado para quedarse. Este es un buen inicio de cara a cambios más profundos que se deben abordar en el sector de distribución, y cuyo trabajo ya hemos iniciado, para transitar hacia un sector energético más moderno y sostenible. Como Ministerio de Energía trabajaremos arduamente en la implementación de políticas públicas que tengan el mayor consenso técnico y político posible, y que generen un desarrollo sostenible para beneficio de todo el país.

 

FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: