Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 07 de febrero, 2019

Soledad Garcés: No se enseña lo que no se sabe

Directora del programa "Convivencia Digital" Soledad Garcés

Más que  las normativas o leyes vigentes, lo que debe regular la vida digital de nuestros hijos son los límites y reglas que seamos capaces de determinar como familia. Nuestro mundo digital de adulto es un referente para ellos. Dejemos de ver el mundo virtual como “otro mundo”, ya que para las nuevas generaciones, se vive en la web de la misma manera que en casa.

Soledad Garcés Directora del programa "Convivencia Digital"
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Durante el 2018 vimos en la prensa diferentes noticias que nos hicieron tomar conciencia del lado oscuro y triste del mundo digital adolescente. Conocimos el ciberbullying y grooming con cara y nombres reales. Con la aparición de videojuegos en línea como Fornite, también vimos que no sólo las drogas son adictivas.

La discusión dio paso a charlas de concientización para padres y actividades formativas para los alumnos donde se dan a conocer los beneficios y riesgos del mundo digital. Desde el ministerio de Educación se vieron algunas iniciativas que promueven la educación en el uso de tecnologías. Como sociedad, empezamos a entender que las tecnologías no son un juguete inofensivo y que es importante educar  su uso.

La principal tarea recae inevitablemente en los padres, pero ¿cómo usamos las tecnologías los adultos? ¿Estamos preparados como padres? ¿Las pantallas nos unen o separan de los hijos? ¿Son nuestros hábitos digitales un buen ejemplo para los menores?

Niños y jóvenes, sólo son el reflejo de sus padres. Las conductas de los adultos, son imitadas por los más pequeños y sus palabras caen en tierra infértil si no se acompañan con un buen ejemplo una y otra vez. Somos los adultos quienes deberíamos practicar primero el autocontrol de las pantallas.

En el estudio recién publicado sobre el impacto de las tecnologías al interior de la familia, la ONG empantallados.org, alerta que en el 44% de las familias españolas, las pantallas son una fuente habitual de conflictos y preocupación de los padres. Más del 70% de los padres reconoce que las pantallas no los ha unido más a sus hijos, pese a que el 68% reconoce que las tecnologías son útiles para gestionar las actividades familiares.

¿Quién educa a los padres? Nadie enseña lo que no sabe, no es necesario que se vuelvan influencers de las redes sociales para entender lo que implica su uso, ni que pasen horas jugando en línea para saber lo que es un “pase de batalla”. La educación digital de adultos se basa principalmente, en el sentido común, el  menos común de los sentidos.

Ser padres hoy implica ejercer un liderazgo digital que exige entender lo que hacen nuestros hijos en el mundo virtual, conocer cómo funciona esta industria del entretenimiento y la comunicación online. Dimensionar el impacto de las tecnologías en sus vidas nos permitirá ver en las tecnologías un mundo de oportunidades.

Fuerte y claro: más que  las normativas o leyes vigentes, lo que debe regular la vida digital de nuestros hijos son los límites y reglas que seamos capaces de determinar como familia. Nuestro mundo digital de adulto es un referente para ellos. Dejemos de ver el mundo virtual como “otro mundo”, ya que para las nuevas generaciones, se vive en la web de la misma manera que en casa.

“Sea cortés, edúquese lo que más pueda, respete para que lo respeten.”

 

FOTO:PABLO OVALLE ISASMENDIZ/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: