Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 16 de agosto, 2015

Simplificación de la reforma tributaria y sus consecuencias

Es necesario revisar si tener un sistema totalmente integrado con una tasa marginal más alta podría ser más beneficioso para tener mejores niveles de crecimiento.

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El 10 de agosto, el gobierno anunció el envío de un proyecto que simplifica la Ley N° 20.780/2015 (reforma tributaria), ya que, en palabras del Ejecutivo, “la interacción del sistema de renta atribuida y semi-integrado produciría complejidades que podrían facilitar la elusión de impuestos”.

En este sentido, el proyecto indicaría en que la opción por el sistema atribuido sólo podría ejercerse por sociedades cuyos socios o accionistas fuesen exclusivamente personas naturales contribuyentes de global complementario.

Conviene recordar que la reforma tributaria originalmente contemplaba la facultad de optar por un sistema parcialmente integrado de tasa de Primera Categoría de 27% e impuestos Global Complementario o Adicional a tasas máximas de 35% y con derecho a crédito por el 65% del impuesto pagado (tasa efectiva de 44,45% en los tramos más altos), salvo que el beneficiario fuese residente en un país que haya suscrito un Convenio de Doble Tributación, en cuyo caso el derecho al crédito sería de un 100% y la tasa efectiva de un 35%.

Por otro lado, la reforma tributaria también permitía a los contribuyentes optar por el sistema atribuido, mediante el cual la utilidad tributaria se afectaba con impuesto de Primera Categoría de tasa 25%, atribuyéndose las utilidades a los contribuyentes finales, quienes se sujetaban a impuestos de tasa máxima 35%, pudiendo dar como crédito el impuesto de Primera Categoría pagado, aun cuando no existiese una distribución de utilidades.

Considerando lo anterior, ciertas compañías chilenas cuyos socios o accionistas residentes en países que no cuentan con Convenio de Doble Tributación con Chile habían considerado sujetarse al sistema atribuido, ya que ello permitía sujetar la tributación total a una tasa efectiva del 35% en lugar del 44,45%, aplicable para el caso del sistema parcialmente integrado.

De acuerdo al nuevo anuncio, la inversión antedicha ya no podría acogerse al sistema atribuido, ya que sus accionistas no serían personas naturales chilenas afectas a impuesto global complementario.

En el mismo sentido, aquellas personas naturales chilenas contribuyentes de global complementario, que pretendían invertir en sociedades operativas a través de otras sociedades, sujetando ambas al sistema atribuido, tampoco podrían optar por acogerse al sistema atribuido a nivel de la sociedad operativa. Lo anterior implicaría que las utilidades percibidas por los contribuyentes finales se sujetarían a una tasa efectiva de 44,45% en lugar del 35%, a menos que se tratase de un contribuyente de 14 ter.

Así las cosas, el sistema parcialmente integrado pasaría a ser el sistema general y el de renta atribuida, una excepción.

Esta discusión que parece ser muy técnica tendrá consecuencias económicas: el país va a quedar con una tasa del 44,45% aplicada sobre las rentas de la actividad empresarial, lo que es relativamente alta. La pregunta que cabe hacerse es: ¿es esta la tasa óptima que permitirá recaudar los famosos tres puntos del PIB? Lo anterior es porque la tasa de impuestos está ligada a los futuros resultados económicos que tenga nuestro país, a la capacidad que tenga nuestra economía para atraer nuevas inversiones, ya que será el nivel de inversión adecuado el que permitirá tener mayores niveles de crecimiento, y eso afectará directamente a las personas, a los salarios y a la creación de nuevos empleos.

Considerando lo anterior, creo  que es necesario revisar si tener un sistema totalmente integrado con una tasa marginal más alta podría ser más beneficioso para tener mejores niveles de crecimiento.

 

Loreto Pelegrí, abogada tributaria.

 

 

FOTO:CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: