Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 05 de julio, 2020

Sergio Merino: El día después de la Pandemia

Presidente de USEC Sergio Merino

Debemos estar conscientes de que será un proceso paulatino y que habrá retrocesos; que la salida no tiene una hoja de ruta clara, que habrá mucha “prueba y error”, lo que requiere humildad para reconocer que nadie tiene «la» solución, y comprensión para aceptar decisiones erradas. Estamos enfrentados a una situación que nunca habíamos vivido.

Sergio Merino Presidente de USEC

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Esta semana me invitaron a participar en un encuentro de la Fundación Padre Hurtado –fundador de USEC– para compartir desde la perspectiva de los empresarios, ejecutivos y emprendedores cristianos cómo será “el día después de la pandemia” y tratar de comprender si se puede tener la esperanza de que saldremos de ella como un país más justo y solidario, con un sentido social más profundo, en la línea de lo que proponía San Alberto.

En primer lugar, creo que no habrá un “día después”, sino que vamos a salir de a poco. En ese sentido, todos, tanto aquellos que tenemos cargos o puestos de responsabilidad en la conducción de la sociedad y en el trabajo de otros, como quienes no tienen estas responsabilidades, debemos estar conscientes de que será un proceso paulatino y que habrá retrocesos; que la salida no tiene una hoja de ruta clara, que habrá mucha “prueba y error”, lo que requiere humildad para reconocer que nadie tiene la solución, y comprensión para aceptar decisiones erradas. Estamos enfrentados a una situación que nunca habíamos vivido.

La crisis es profunda y lo más probable es que se agrave en las próximas semanas. Los números son elocuentes y no necesito repetirlos. Lo que sí hay que advertir de inmediato para tomar las medidas necesarias es que estamos viviendo tres crisis, no una: el estallido de violencia de octubre pasado, la pandemia y la crisis económica. ¿Qué tienen en común estas tres crisis? Que afectan con más fuerza a los más vulnerables. El impacto en el empleo afecta a las personas de menores ingresos, a los jóvenes, a las mujeres y a quienes se desempeñan en tareas que requieren de contacto personal. Los problemas de salud y el acceso a plataformas para educación también afectan más a los que tienen menos.

La forma de relacionarnos va a cambiar en todos los ámbitos. Pero no esperemos cambios mágicos. La pandemia aceleró la adopción de la tecnología especialmente en el mundo del trabajo y en la educación. Pero no va a cambiar la esencia de la escuela o la universidad, así como tampoco cambiará el alma de toda empresa, que son las personas. La empresa sigue y seguirá siendo, antes que todo, una comunidad de personas que trabaja para satisfacer las necesidades de otras personas mediante buenos productos y servicios, en virtud de los cuales recibe una retribución. Para mantener su esencia, es fundamental el contacto físico, la conversación distendida y esto se ve seriamente resentido en el modo teletrabajo que nos ha impuesto la crisis sanitaria. Quizás no nos vamos a relacionar igual que como lo hacíamos antes, pero tampoco vamos a poder hacer empresa con todos trabajando desde sus casas.

Como será distinta la forma de hacer empresa, se requiere flexibilidad e innovación para adaptarse a esos cambios y aprender a vivir con la incertidumbre de lo nuevo y lo desconocido. Y la flexibilidad es una virtud eminentemente empresarial, por lo que podemos hacer un gran aporte en ese sentido.

La pandemia, la violencia y la crisis económica han visibilizado las condiciones de vida de millones de personas, las que, si no nos hacemos cargo, tenderán a empeorar. Las condiciones de hacinamiento y el aumento del número de familias, de chilenos y de migrantes que viven en campamentos son un ejemplo de ello. Ya no es posible mirar para el lado.

Desde USEC hemos enfatizado la responsabilidad trascendente del empresario, mucho más allá de la última línea de su negocio y de lo que manda la ley. Primero con sus trabajadores, ofreciendo trabajo digno y bien remunerado, permitiéndoles conciliar la vida familiar con su trabajo; con sus clientes, a través de buenos productos y servicios; y con la sociedad, incluyendo en ella a los proveedores, vecinos y el medio ambiente. Como USEC creemos que el rol del líder empresarial en esta situación pasa, primero, por una transformación personal que le permita adoptar una visión más trascendente de su participación en la sociedad; luego por la transformación de su empresa, para que desarrolle una cultura organizacional más humana y, por último, por conseguir una orientación decisiva de servicio del bien común; de manera que la empresa consiga constituirse en un verdadero agente de desarrollo para el bienestar espiritual y material de sus miembros y de toda la sociedad.

Como dijo el Papa Francisco, de una crisis nunca se sale igual. Se sale mejor o se sale peor, y está en nuestras manos elegir. Tenemos que salir todos juntos, ya que estamos en la misma barca, y debemos hacerlo con una mirada más humana respecto del prójimo y de sus necesidades.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete