Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 21 de abril, 2019

Sergio Merino: Domingo de Resurrección… Domingo de transformación

Presidente de USEC Sergio Merino

Todo cambio esencial parte por uno mismo, mirando hacia adentro. Es fundamental entender el liderazgo empresarial como un servicio; no como un ponerse uno por encima de un grupo de personas, sino ser un apoyo, al servicio de ellas.

Sergio Merino Presidente de USEC
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hoy es un día feliz para los cristianos. Es el día más importante del año, pues celebramos que Cristo, nuestro Dios, ha resucitado, ha vencido a la muerte y al pecado; no un pecado genérico o abstracto, sino que mi pecado y mi muerte. Lo ha hecho para salvarnos, para salvarme; lo hizo hace 2 mil años y lo está haciendo ahora este domingo. ¡Qué falta nos hacía este domingo para recordar que en lo más esencial del cristianismo hay un mensaje de alegría!

Y vaya manera de entrar en esta Semana Santa. El incendio de la catedral de Notre Dame en París nos remeció justo antes de entrar al tiempo de reflexión propio del misterio de la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Es bueno recordar que, si el final es esperanzador, no deja de tener su cuota de incertidumbre, dolor y estremecimiento. Desde que se puso su primera piedra han pasado más de 850 años y esta semana podríamos haberla perdido para siempre; un aviso más para que pongamos los ojos en lo esencial, en aquello que no perece.

Estos han sido días, por lo tanto, para reflexionar y que culminan con una celebración. Y no los queremos dejar pasar sin proponernos, como hombres y mujeres de empresa, un par de ideas que nos lleven a poner la atención en aquello que es esencial en nuestra actividad cotidiana.

La primera idea es que todo cambio esencial parte por uno mismo, mirando hacia adentro, lo que somos, lo que hacemos, los motivos que nos hacen levantarnos temprano cada mañana y que nos mantienen despiertos hasta tarde. La cultura y el clima en que nos desenvolvemos a diario no favorecen hacernos estas preguntas, pero ellas resultan ser cruciales para entender el tipo de liderazgo que ejercemos en nuestro respectivo lugar de trabajo.

Por esta razón, en USEC este año nos propusimos realizar todo nuestro trabajo de búsqueda y difusión de las buenas prácticas que implementan nuestros socios y sus empresas partiendo por ese mismo punto: la transformación personal del líder en la empresa. Sólo entonces se puede pasar al segundo nivel, que es la construcción de culturas organizacionales cada vez más humanas, que acojan “a todos los hombres y a todo el hombre”, esto es, que tengan en el centro de su atención a la persona completa, considerando no sólo sus dimensiones como trabajador, sino también como colaboradores que son miembros de una familia y de una comunidad. Con la persona en el centro de toda actividad empresarial, el tercer paso es orientar esa actividad al servicio del bien común.

Esta manera de entender la actividad empresarial, que parte con una mirada introspectiva y termina con una visión del rol de la empresa orientada al bien común, y no sólo como una fuente para la obtención de utilidades, supone un modo de entender el liderazgo y ejercer una serie de virtudes que, de lo contrario, podrían ser olvidadas.

Para eso, es fundamental entender el liderazgo empresarial como un servicio; no como un ponerse uno por encima de un grupo de personas, sino ser un apoyo, al servicio de ellas. Además, para orientar la propia actividad y toda la empresa al servicio del bien común, se requiere centrarnos no en nosotros mismos, sino que fuera de nosotros, en nuestro prójimo, en esa sociedad a la que queremos servir. Servir es salir al encuentro del otro, de sus necesidades, y hacerlas propias de alguna manera. Esto tiene otro significado para el cristiano, algo muy propio de la Semana Santa: el ejercicio diario de las virtudes de la caridad y de la humildad.

¡Que este domingo de resurrección, nos haga reflexionar sobre la gran responsabilidad y desafiante tarea del líder empresarial cristiano, asumiendo un hombre nuevo, ya resucitado! que busca ejercer un liderazgo trascendente, que busca el bien del otro y que todos los que forman la empresa, nos movamos por un objetivo común superior.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: