Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 24 enero, 2021

Sergio Merino: 2021: Grandes esperanzas

Presidente de USEC Sergio Merino

Si algo hemos aprendido de la crisis social, la pandemia y el plebiscito constitucional es que hoy más que nunca debemos estar unidos y cada uno debe poner su granito de arena para contribuir al bien común social. La solidaridad no consiste en delegar mayores responsabilidades en el Estado, sino que la sociedad civil se haga cargo de los problemas sociales que nos competen a todos.

Sergio Merino Presidente de USEC
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Este 2021 será un año con importantes desafíos para Chile: un proceso constituyente para redactar la Constitución que se espera nos rija por las próximas décadas; elecciones presidenciales previas al cambio constitucional; y la segunda ola de la pandemia. Es necesario trabajar urgentemente por la reactivación económica. Aunque es un año de mucha incertidumbre, también es un año de mucha esperanza. Por nuestra visión cristiana del mundo no podemos perder la esperanza. Y ese fue precisamente el título del último Encuentro Nacional de la Empresa (ENADE), organizado por ICARE: “Spes Magna” (“Gran Esperanza”).

El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, nos recordaba que “nuestra historia reciente nos muestra que hemos sido capaces de realizar grandes cambios”, sin embargo, los desafíos que enfrentamos “en lo social, en lo económico y en lo político” son mayores a los de décadas anteriores. Por eso, exhortaba a “hacer las tareas” que se requieren, “en lugar de apostar a soluciones mágicas o al gatopardismo de hacer cambios para que nada cambie”.

Es verdad que este año se pueden perder muchas cosas buenas, prometiendo lo imposible, vetando cualquier avance, o posponiendo las urgencias sociales de la gente, pero tenemos la oportunidad única de construir unidos el país de los próximos años. De ahí la “gran esperanza” de los empresarios.

Si algo hemos aprendido de la crisis social, la pandemia y el plebiscito constitucional es que hoy más que nunca debemos estar unidos y cada uno debe poner su granito de arena para contribuir al bien común social. La solidaridad no consiste en delegar mayores responsabilidades en el Estado, sino que la sociedad civil se haga cargo de los problemas sociales que nos competen a todos.

Que todos los procesos simultáneos que viviremos este año salgan bien, de manera de construir un país mejor para todos, requerirá que cada uno asuma su responsabilidad para con la sociedad. En ese panorama los empresarios, y particularmente los empresarios cristianos, tenemos un papel fundamental.

Acogiendo el llamado del ministro de Hacienda, hay cuatro cosas muy concretas que los empresarios no podemos dejar de hacer, siempre poniendo a la persona en el centro. Primero, pagar a tiempo a nuestros proveedores, en su mayoría pymes; segundo, promover las buenas prácticas empresariales y no trepidar en denunciar las malas prácticas; tercero, abogar por la competencia, que incentive la provisión de mejores productos y servicios para todos; y por último, apoyar las organizaciones de la sociedad civil, con nuestro talento empresarial y con donaciones.

Las empresas tienen el deber de involucrarse más profundamente en lo que pasa en los territorios donde se sitúan. No podemos olvidarnos de las familias de los colaboradores y la comunidad de la cual forma parte la empresa, debemos vincularnos con las comunidades, ofreciendo buenos bienes y servicios, buenos empleos —pagando el sueldo más justo de acuerdo con las posibilidades de la empresa y ofreciendo en el trabajo un camino de perfeccionamiento personal—, y haciendo los frutos del trabajo accesibles a todos. Como señalaba Juan Sutil en la ENADE, los hombres y mujeres de empresa “debemos involucrarnos más en el día a día de la relación de la empresa con la sociedad y hacernos responsables de que esas relaciones sean humanas, justas y transparentes”.

Y todo este bien que podemos hacer, para los hombres y mujeres de empresa que integramos USEC (Unión Social de Empresarios Cristianos), se fundamenta no sólo en la ley o la ética laboral, sino que en nuestra visión cristiana de la empresa. No dejemos que la polarización, el populismo y la inacción ante la incertidumbre nos quiten la esperanza de construir un país más solidario post pandemia.

  1. Sergio Menares dice:

    Comento este artículo como cristiano que soy también. Muy bonito el artículo del colaborador señor Sergio Merino pero se ha olvidado de mencionar una cosa que me parece de la mayor importancia para la Sociedad y el país : los impuestos. Un país funciona con un gobierno que usa adecuadamente los impuestos que arrecauda. Para que eso funcione, primero tienen que existir impuestos y/o tasas. Estos impuestos deben ser “ideologicamente justos“ no “practicamente necesarios“, como lo son hoy. Los empresarios deben pagar estos impuestos (recordar que los impuestos son del gobierno y no de los empresarios) y pactuar con el gobierno que no deben ser menores , ni mayores que el 50% de los lucros o utilidades. De esta forma, el gobierno se torna socio de todas las empresas de Chile participando con el 50% de las utilidades de los resultados financieros y las industrias se quedan seguras de existir sin administracion o intevención del Estado. Esto forma parte y está escrito en el Manifiesto Socialista Democratico de los Tabajadores no Marxistas. (Biblioteca Nacional y Biblioteca de Providencia).

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO