Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 15 de septiembre, 2017

Septiembre, Chile y sus Fuerzas Armadas

Periodista y Licenciada en Historia Paula Schmidt
Quienes se desentienden del rol que las FFAA cumplen actualmente no toman en cuenta que el progreso de una nación se logra gracias al esfuerzo y la participación de todas sus instituciones.
Paula Schmidt Periodista y Licenciada en Historia
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Cada septiembre sale a relucir lo mejor y lo peor de lo nuestro.

Por una parte, digo “lo mejor” porque es el momento en que celebramos a Chile. Es cuando, por un tiempo, se dejan de lado los resultados de las encuestas y se olvidan los desafíos país, porque la concentración está puesta en las costumbres y tradiciones que hemos adquirido a lo largo de nuestra historia.

Ahora, “lo peor”: la conmemoración del “11”. Un momento de quiebre institucional cuyas causas no pueden ni deben hacernos sentir orgullosos. Sin embargo, todos los años se nos repite la misma historia haciéndonos retroceder 44 años, cuando lo que necesita el Chile de hoy es totalmente lo contrario: avanzar de manera cohesionada.

En estas fechas es cuando las Fuerzas Armadas adquieren un doble protagonismo.  Por una parte, obtienen el reconocimiento nacional celebrado en la Parada Militar y, por el otro, sus integrantes reciben una serie de recriminaciones por hechos que se llevaron a cabo hace más de 30 años por algunos de sus miembros. Hoy, menospreciar por completo a las Fuerzas Armadas es un error. Quienes lo hacen no sólo se desentienden del rol que éstas cumplen actualmente, sino que tampoco toman en cuenta que el progreso de una nación se adquiere gracias al esfuerzo y la participación de todas sus instituciones.

La semana pasada, en un importante medio nacional, 16 ex comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y de Orden suscribieron una lúcida carta que evidenció los sentimientos que atraviesan al interior de sus establecimientos. Las palabras “consenso”, “reconciliación”, “renovación” y “consolidación de la democracia” cruzaron la misiva para dar a conocer su voluntad de seguir construyendo el destino de un Chile en paz. Pero, a la vez, y sin desconocer las culpas del pasado, los autores de la carta expresaron que las FFAA de hoy aspiran a que se les conceda su valor y el reconocimiento sobre su mandato para proveerles a todos los chilenos seguridad y defensa, además de integridad a todo el territorio nacional.

Nuestro país es sufrido, porque de vez en cuando experimenta algún tipo de catástrofe.  En época reciente, desde los terremotos de 2010 y 2014, a las quemazones que devastaron los cerros de Valparaíso, hasta los mega-incendios forestales del verano pasado. En cada uno de estos casos las Fuerzas Armadas, cumpliendo sus responsabilidades de servicio al país, acudieron adonde y cuando fueron requeridas. Es así como entregaron ayuda humanitaria y de rescate, restablecieron el orden público, participaron en las tareas de reconstrucción, otorgaron atención hospitalaria de campaña, prestaron auxilio para normalizar todo tipo de actividades y brindaron apoyo aéreo, terrestre y marítimo. ¿Qué habría hecho en estos casos el país sin sus Fuerzas Armadas?

En un Chile estancado, acorde al 76% de los chilenos, la mayor preocupación de las personas hoy se concentra en las tasas de delincuencia (55%) y no en los derechos humanos (5%).Y a diferencia de lo que ocurre con el gobierno y la clase política,  las Fuerzas Armadas siguen siendo percibidas por la ciudadanía como las instituciones más confiables y menos corruptas. Por lo tanto, sí han colaborado para la consolidación de la democracia y, a pesar de las reprimendas, lo seguirán haciendo, guiadas por la abnegación, profesionalismo y disciplina que las caracteriza.

Que durante este mes de septiembre aflore lo mejor de lo nuestro, ya que es el tiempo para festejar.  Pero también es necesario adherir un reconocimiento a la labor que emprenden, durante todo el año, quienes integran a las FFAA. Su anónima dedicación, patriotismo y sentido de unidad ayudan a que Chile siga progresando, gracias a su noble juramento de servir a la patria.  Un juramento que no debe tomarse en vano, ya que expresa no sólo compromiso y lealtad al país, sino también un voto de confianza hacia cada uno de los chilenos. Y eso es algo digno de celebrar.

 

Paula Schmidt, periodista e historiadora

@LaPolaSchmidt

 

 

FOTO: YVO SALINAS/AGENCIAUNO

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más