Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 18 de diciembre, 2016

Sename: ¿Qué más quieren que ocurra?

Periodista y Licenciada en Historia UC Rosario Moreno
Este mes, la Nueva Mayoría y el Ejecutivo pudieron dar urgencia a esenciales proyectos de ley para rescatar a este organismo, pero no lo hicieron.
Rosario Moreno Periodista y Licenciada en Historia UC
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El supuesto proxeneta entregaba “alojamiento, cigarros, alcohol, cocaína, marihuana, solventes, gases y aerosoles a las menores con el objetivo de obligarlas a prostituirse. El explotador sexual exigiría la entrega de $200 mil semanales a cada una de las víctimas”. “Algunas de ellas lograron escapar luego de ser abusadas, la mayoría prefiere permanecer en silencio”. Lo que usted acaba de leer no es algún pasaje de un libro al estilo de Roberto Bolaño. Es realidad. Realidad que supera la ficción.

Son extractos de lo informado hace algunos días por la prensa, a raíz de una nueva línea investigativa que sigue la Unidad de Delitos de Alta Complejidad de la Fiscalía Occidente en el marco del caso de presuntos maltratos contra niños y adolescentes en un centro del Servicio Nacional de Menores (Sename) en Pudahuel. Es decir, ya no sólo estamos sabiendo de más de mil niños muertos en estos centros, sino que también de al menos cuatro redes de prostitución (y quizás cuántas más habrán).

El mismo día que se anunciaban estos dramáticos hechos, el ministro de Justicia, Jaime Campos, reconocía (sin saber aún de las redes de prostitución) que “el Sename colapsó”. Dos noticias que demostraban una vez más que el actual Sename no da para más. Al día siguiente, el Gobierno declaró las penas del infierno para los posibles responsables:  querellas van, vociferaciones vienen, pero de ahí nada, solo paisaje o ruido para mantener a la audiencia tranquila.

Lo grave y de fondo aquí, es que si bien se condenan a viva voz estas malas prácticas, en la misma práctica es paupérrimo lo que se está haciendo con el Sename. Creer que inyectar mayores recursos a los centros directos de esta organización y pensar que todo se soluciona con dinero (y poco, además) es estar muy desorientado. Es una verdad del porte de una catedral que el Sename debe ser refundado de nuevo para no seguir leyendo estas noticias escalofriantes.

Y para partir esta refundación es de suma urgencia que ingresen al Congreso varios proyectos de ley, entre ellos, el que separa a los menores infractores de ley de aquellos que son vulnerados, y que dependerán, además, de ministerios diferentes. Pero no. La Nueva Mayoría tuvo un encuentro para definir cuál sería la agenda legislativa a la cual le darían prioridad en lo que resta del mandato de Bachelet y, ¡sorpresa!, lo anterior no estaba dentro de lo urgente, aun sabiendo que la organización agoniza. Entonces, una vez más nos quedamos en los gritos y querellas sin ir al meollo del asunto. Es que en el fondo no hay real interés político de hacerlo. ¿Será porque los niños no votan y no protestan?

Tanta es la falta de interés y la indolencia, que el diputado René Saffirio (ex DC y muy bien comprometido con la causa Sename) acusó al ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, de haberle pedido a él –durante el debate de la Ley de Presupuesto– que presionara para que “se cumplieran los compromisos de la Presidenta de la República”, en el sentido de darle prioridad al Sename. Pedírselo a un diputado… ¡si es el Ejecutivo el que debe tener la agenda clara! Y la tiene clara. El Sename no es prioridad.

¿Cuántos niños más tienen que morir o ser prostituidos para que el Estado escuche?

 

Rosario Moreno C., periodista y licenciada en Historia UC

 

 

 

FOTO: PABLO VERA LISPERGUER/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: