Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 29 junio, 2021

Sebastián López: En una pequeña ciudad normanda

Ya en 1934, Georges Scelle había reconocido que el derecho pasaba por un período difícil. No obstante, señaló, la historia de la humanidad ha tenido varios periodos así, seguidos de etapas ilustradas de progreso, que es para las cuales debemos continuar el estudio académico del derecho.

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Por esas cosas de la vida, una tarde de verano septentrional, hace ya casi un año y entre olas pandémicas, llegamos a la ciudad francesa de Avranches. Estábamos solo de paso por ahí, pero decidimos parar y pasear un rato, atraídos por sus lindas calles, un par de iglesias interesantes y, sobre todo, una panadería que nos prometía todo tipo de manjares. El estacionamiento de un antiguo colegio ubicado al frente de esta nos permitió cumplir nuestro improvisado plan. Nos bajamos y le saqué una premonitoria foto al colegio, simplemente porque me pareció bonito. Fuimos a las iglesias, entramos en la que estaba abierta y dimos vuelta por las calles aledañas, subiendo y bajando por el centro de esta pequeña ciudad normanda.

De regreso en la panadería, comimos un par de exquisiteces en su saloncito, y nos sentamos en la minúscula plaza del lugar a gozar del calor estival. Cuál no sería mi sorpresa cuando vi una plaquita blanca con letras azules que decía “Plaza Georges Scelle. Profesor de derecho internacional 1878-1961”. Con la certeza de ser el único que se había emocionado en esa plaza desde su inauguración, dos preguntas me quedaron dando vueltas y me acompañaron camino de vuelta al hotel: ¿será que Georges Scelle era de Avranches?, y ¿habrá tenido alguna relación con ese rincón de la ciudad en particular? Apenas llegamos, me puse a buscar en internet respuestas a mis preguntas. Y sí, claro que Scelle era un avranchois y algo tuvo que ver con esa placita.

Georges Scelle nació en 1878, no lejos de donde ahora está su plazoleta. Asistió al colegio municipal, ubicado al frente de esta, donde fue un muy buen alumno. Estudió en la Escuela Libre de Ciencias Políticas, entonces recientemente fundada y hoy conocida como Instituto de Estudios Políticos de París, o Sciences Po. También estudió en la Facultad de Derecho de París. Fue profesor de las Universidades de Lille y Dijon hasta la Primera Guerra Mundial, en la que pasó de soldado a teniente, y finalmente a miembro del estado mayor, como experto legal. Finalizada esta, volvió a la Universidad de Dijon, pasó luego a la de Ginebra y al Instituto de Altos Estudios Internacionales de esa ciudad, y terminó su carrera en la Universidad de París.

Scelle es conocido por su Précis des droit de gens, un manual de 1932 que todavía se lee con provecho. Sin embargo, publicó mucho más que eso. Siguiendo los postulados de la escuela sociológica francesa, en la versión de Léon Duguit, conceptualizó al derecho de gentes como la manifestación jurídica de la comunidad internacional, cuyo fundamento es la solidaridad universal entre los hombres. Visto así, el derecho es una necesidad de la vida en sociedad, que proviene de ella y permite su existencia. Como dice el viejo aforismo jurídico, ubi societas, ibi ius: donde hay sociedad, allí hay derecho. Scelle era además un monista, por lo que consideraba al derecho internacional y al derecho interno como un todo, donde el primero prevalece sobre el segundo.

No obstante, y a diferencia de lo que se postulaba por esos años, Scelle veía al derecho internacional como un ius gentium, cuyo principal sujeto es el individuo, y no un ius inter gentes, centrado en los estados soberanos. Siendo un federalista, Scelle abogaba por una Unión Europea incluso antes de que llegaran los aciagos años de la Segunda Guerra Mundial. Consciente de que los tiempos que le tocó vivir no daban para tanto optimismo, ya en 1934 Scelle había reconocido que el derecho pasaba por un período difícil. No obstante, señaló entonces, la historia de la humanidad ha tenido varios períodos así, seguidos de etapas ilustradas de progreso, que es para las cuales debemos continuar el estudio académico del fenómeno jurídico. Moderno, nuestro amigo de Avranches, bastante moderno. Y nada de iluso.

Scelle representó a Francia en distintas organizaciones internacionales y fue miembro de la Comisión de Derecho Internacional de la ONU. Murió en París en 1961, pero alguien en Avranches tuvo la feliz ocurrencia de homenajearlo con esa placita, frente a su colegio y a pasos de la que fuera su casa de infancia. Que yo llegara ahí, en ese caluroso día, fue una simple coincidencia. Que ahora lo comparta con ustedes, no lo es.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO