Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 10 de octubre, 2018

Rosario Moreno: Plebiscito del ‘88: es hora de dar vuelta la página

Periodista y Licenciada en Historia UC Rosario Moreno
Luego del reciente fallo del Tribunal de La Haya, el ex Presidente Ricardo Lagos expresó: “Yo me olvidaría de seguir hablando de Bolivia… Chile tiene temas más importantes”. Le encuentro toda la razón. Pero con el mismo respeto, le pido a él y a todos aquellos que se quedaron congelados en el 5 de octubre de 1988, que dejemos el tema para los museos y libros de historia, porque “Chile tiene temas más importantes”.
Rosario Moreno Periodista y Licenciada en Historia UC
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Durante este mes nos han inundado con discusiones estériles, encuentros oficiales y otros no tanto, cartas que van y vienen sobre quiénes son los dueños del triunfo del No. O que si ganaba el Sí era seguir viviendo en dictadura. O al revés, que si ganaba Augusto Pinochet se habría vuelto a una democracia ejemplar.

 

Nadie puede negar que los pueblos deban saber su historia, no solo por cultura básica, sino que también para no repetirla y así mejorarla. Por su parte, la memoria es fundamental para avanzar cívicamente y cuidar la democracia, sistema que ha demostrado, hasta ahora, ser el mejor para conducir un país. 

 

Es que estos grupúsculos necesitan seguir existiendo, porque no saben ser de otra manera, y –egoístamente- crean una atmosfera de como si la temática fuera primordial en la agenda del país, cuando ya no debe serlo.

 

Pero no se debe abusar. Para todas las personas que fueron protagonistas de alguna u otra manera del Plebiscito de 1988, y de sus causas y consecuencias, están comenzando a hostigar a un sector importante que cree que los hechos ocurridos hace 30 años se deben estudiar en los libros de historia, conversarlos privadamente en un almuerzo, en reuniones, conferencias, etc. porque ya no se sostiene más que dicho evento eclipse y pase a ser más relevante que los problemas y desafíos urgentes del presente. Cada generación vive su tiempo… a muchos les tocó luchar por recuperar la democracia de nuestro país. ¿Es justo que a las generaciones de hoy las invadan reviviendo un hecho histórico que, como el nombre lo dice, es historia? ¿No será más lógico que las actuales generaciones que conducen el país se preocupen -con esa vehemencia- de problemas reales actuales como la delincuencia, la inmigración, cómo la droga tiene tomadas a las poblaciones, la violencia intrafamiliar, la decadencia en la calidad de la educación?

 

Lo que ocurre es que la vieja política (cierta izquierda y cierta derecha) hoy no tiene relato, no tiene consistencia y no tiene ideas. Entonces esperan estas fechas, como un niño aguarda la Navidad, para –excitados- salir en los diarios con teorías añejas, otras que parecieran ser nuevas, pero que en el fondo solo son enchuladas. Es que estos grupúsculos necesitan seguir existiendo, porque no saben ser de otra manera, y –egoístamente- crean una atmosfera de como si la temática fuera primordial en la agenda del país, cuando ya no debe serlo. Todo lo escuchado este mes es, para muchos, extemporáneo e irresponsable, ya que quieren un Chile que se preocupe del presente para mejorar el futuro y no siga empantanado en el pasado.

 

El desafío es claro: que políticos, activistas y demases se pongan a pensar, a estudiar, a recorrer Chile y ver –en terreno- qué se necesita, y de ahí hacer propuestas para ahora. Chile es ahora. Tanto, que luego del reciente fallo del Tribunal de La Haya, el ex presidente, Ricardo Lagos, expresó que: “Yo me olvidaría de seguir hablando de Bolivia… Chile tiene temas más importantes”. Le encuentro toda la razón. Pero con el mismo respeto le pido a él y a todos aquellos que se quedaron congelados en el 5 de octubre de 1988, que dejemos el tema para los museos y libros de historia, porque “Chile tiene temas más importantes”.

 

FOTO:CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más