Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 02 de enero, 2019

Rosario Moreno: Ley mordaza al periodismo y la historia

Periodista y Licenciada en Historia UC Rosario Moreno

La denominada ley mordaza viola el derecho humano a investigar: un grave garrotazo al periodismo y un golpe maestro a la historia que se escribiría torcida. ¿Dónde está la postura del Colegio de Periodistas, de la Asociación Nacional de Prensa, de la Academia Chilena de la Historia? Aquí no son los políticos los que deben comandar la discusión, sino que los entendidos y responsables de resguardar la historia de un país.

Rosario Moreno Periodista y Licenciada en Historia UC
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El proyecto de ley que busca sancionar a quien justifique, apruebe o niegue las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante la dictadura en Chile, estableciendo, entre otras materias, la pena de presidio menor en su grado medio, no solo viola la libertad de pensamiento y expresión, sino que -igual o más grave- viola el derecho humano a investigar. Es decir, de aprobarse una ley así, un periodista no podría entrevistar a prisioneros de Punta Peuco o hacer el perfil de un familiar que era miembro de la CNI. Tampoco podría realizar un debate televisivo o radial analizando las causas del Golpe de Estado de 1973, o de gente que fue expropiada en el gobierno de Salvador Allende y que posteriormente participó en la dictadura. Se podría acusar al periodista de que está incitando al odio o la justificación, conceptos bastantes subjetivos, por lo demás.

Pero no sólo queda ahí, tampoco se podrá reportear sobre grupos antisemitas y sus formas de vida, o denunciar actos de neonazis, porque aquello podría incitar al odio y la violencia. Claramente un grave garrotazo al periodismo, especialmente al de investigación.

Igual o más grave aún es que sería un golpe maestro a la historiografía (disciplina centrada en el análisis de la historia) y la historia se escribiría torcida. Una de las principales fuentes de lo que se nutre esta disciplina son los medios de comunicación. Y si esos medios están censurados y no pueden hablar de ciertos temas, aquello no quedará registrado en un periódico, por ejemplo.

Pensemos en Chile en 2040. Un historiador recién titulado quiere hacer una investigación comparativa del pensamiento de los militares sobre el concepto democracia en 1973 versus revolución de 1891. No hay fuentes vivas. El profesional acude a los diarios, audios e imágenes de TV. No hay nada desde 1973 a 1989. ¿Por qué? Porque se aprobó una ley que solo deja contar una historia oficial. Entonces los niños, jóvenes y adultos en 2040 conocerán una versión de la historia, no varias miradas. No serán ellos los que saquen sus propias conclusiones. Se les dará el paquete envuelto, para que no piensen, para que no reflexionen…

¿Y dónde está la postura del Colegio de Periodistas, de la Asociación Nacional de Prensa, de las escuelas y decanatos de comunicaciones? ¿Dónde están las posturas de la Academia Chilena de la Historia, los institutos de historia de las distintas universidades? Aquí no son los políticos los que deben comandar la discusión, sino que los entendidos y responsables de resguardar la historia de un país.

Y se me aparece George Orwell y su frase magistralmente macabra en la novela 1984: “Quien controla el pasado, controla el futuro. Quien controla el presente, controla el pasado”. Me dan escalofríos…

 

FOTO: ALVARO COFRE/ AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: