Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 16 de enero, 2019

Rosario Moreno: Gracias, Chimuelo

Periodista y Licenciada en Historia UC Rosario Moreno

El entierro de Chimuelo nos da una clase magistral de lo que es la responsabilidad, de hacer el trabajo bien hecho, en no hacernos las víctimas, y el volver a lo simple, a lo esencial. Debiera ser video obligatorio, coaching incluido, para todos los empleados públicos.

Rosario Moreno Periodista y Licenciada en Historia UC
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Balas de metal y verbales van y vienen; la odiosidad en redes sociales por los acontecimientos en La Araucanía suben a nivel desagradable y peligroso. Las declaraciones de ciertos diputados -por cualquier temática- dejan mucho que desear y un dolor intenso, interno e individual nos corroe a todos por la decadencia en instituciones en las cuales antes poníamos las manos al fuego… tormentoso final de 2018.

Y es ahí cuando apareció: un video casero donde el niño Renato busca enterrar a su pajarito muerto, pero se lo arrebata el perro, y luego de lograr lo imposible lo saca de sus fauces para volverlo a sepultar, ya sin alas.

El video tiene todos los condimentos que se quisiera una película de Hollywood (drama, violencia, triunfa el bueno, emoción, etc.), pero, más allá de eso, qué rescatable es cómo un video tan sensible y natural, sin sexo explícito, sin drogas, sin violencia humana, sin nada tóxico, logró conmover a todo un país y dio la vuelta al mundo. Surgieron los poemas, los comics, ilustraciones… conversación obligada.

¿Por qué un video de este tipo, con todo la oferta que tenemos en cines, Netflix, YouTube, etc. causa tanta conmoción? Una de las razones es porque nos lleva a nuestro yo interno, el bueno, a recordar ese niño que alguna vez fuimos y que pensaba como Renato (el dueño de la catita); también a ilustrarnos que no todo lo que ocurre en el país son balas de metal y verbales, sino que ocurren funerales de Chimuelos más de lo que uno cree, pero que estamos tan imbuidos en el lodo de la odiosidad, que nos bombardea a diario, que nos volvemos ciegos ante la belleza de la vida.

¿Renato pidió ayuda para rescatar a su pájaro? ¿Llamó a su mamá llorando por lo que ocurría? ¿Se hizo la víctima? ¡No!, actuó como un hombrecito. Se las arregló solo y logró su cometido. Los adultos de hoy en día, ¿logran eso? Pregúnteselo.

Renato, el dueño de Chimuelo, no se victimizó y actuó naturalmente, supo responder a la adversidad, fue eficiente, y terminó su cometido, sin culpar ni llamar al barrio para que lo ayudaran. Eso es lo que rescato en el video. Los tremendos valores que ilustra, más en una sociedad en que se busca rehuir las responsabilidades, en que todo se transforma en show, en que todo se ha complicado.

¿Qué hubiese ocurrido si el muerto hubiese sido el puma que hace pocos días bajó de la cordillera al sector oriente de la capital? Diputados del Frente Amplio habrían pedido la destitución del director del SAG por notable abandono de deberes; Carmen Hertz se victimizaría, obviamente, y presentaría una querella porque fueron violados los derechos humanos (aunque sea animal) del puma y llamaría al Instituto de Derechos Humanos para que se haga parte en el asunto. Camila Flores diría que esto fue un montaje para tapar el que ella se haya declarado pinochetista. Los más moderados, pedirían el nombre de una plaza para el puma, aumentar los aportes al zoológico metropolitano y presentarían una moción parlamentaria para crear cementerios para animales. Mínimo uno por región y que será financiado por el Fisco… y así el hilo podría ser eterno.

Pero con Chimuelo no pasó eso. Porque Renato no se victimizó y actuó naturalmente, supo responder a la adversidad, fue eficiente, y terminó su cometido, sin culpar ni llamar al barrio para que lo ayudaran. Eso es lo que rescato en el video. Los tremendos valores que ilustra, más en una sociedad en que se busca rehuir las responsabilidades, en que todo se transforma en show, en que todo se ha complicado. No cabe duda que debiera ser video obligatorio, coaching incluido, para todos los empleados públicos.

Volvamos a lo simple. A ser auténticos, responsables, y no cabe duda que el país volaría alto como Chimuelo.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: