Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 29 agosto, 2020

Rosario Moreno: Declaración Universal de DDHH: ¿Cómo estamos en Chile?

Periodista y Licenciada en Historia UC Rosario Moreno

Estamos pasando por encima de la familia y la igualdad ante la ley… La libertad de enseñanza está en riesgo, no podemos circular libremente por nuestro país y las mujeres ganamos menos por ser mujeres. Estamos en gran deuda con lo que dijimos prometer hace 72 años.

Rosario Moreno Periodista y Licenciada en Historia UC
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Luego de los horrores de dos guerras mundiales, en 1948, la Asamblea Nacional de la ONU redacta la Declaración Universal de los Derechos Humanos, documento madre de muchas legislaciones posteriores, y vigente hasta hoy. Han pasado 72 años y Chile, que es país miembro de la ONU desde 1945, ¿está en deuda? Aquí tomaremos solo algunos ejemplos, porque la lista es larga.

En el Artículo 1 se dicta que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Si bien suena maravilloso, la realidad muestra que es más bien una utopía. Reconozcámoslo, hay gente que nace más igual que otra, y otra que ni siquiera tiene el derecho a nacer, desde que se aplica en Chile el aborto tres causales. Si bien el documento no explicita cuándo comienza la vida humana, por lo cual queda a criterio de cada legislación, en el caso de la nuestra, se defiende solo a algunos niños que están en el vientre de su madre.

El artículo 1 se complejiza más cuando llegamos al 7, en que se dicta que todos somos iguales ante la ley: ¿Lo habrían tratado igual a usted de haber cometido delitos tributarios como los que realizaron los empresarios Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano del caso Penta? Usted seguramente habría terminado en la cárcel, pero ellos tuvieron que ir a clases de ética. ¿Cree que usted o enfermos terminales en Punta Peuco tienen los mismos derechos ante la justicia que el machi Celestino Córdova? ¿La justicia ha sido justa con las irregularidades de financiamiento en la política? ¿Ha tenido mano dura para todos o solo algunos? Se me viene a la mente el caso del ex senador Jaime Orpis. ¿El ex parlamentario ha pagado lo mismo que otros políticos por acusaciones de cohecho, financiamiento irregular de la política? Sin duda se le ha cargado la mano. Hasta el diputado radical José Pérez ha expresado que “llama poderosamente la atención cómo se han ensañado con el senador Orpis por haber cometido una falta… y probablemente que sí, igual o inferior a la que muchos otros cometieron. Sin embargo, a los demás no se les ha tocado un pelo del lomo”.

Vamos al Sename. En el caso de Lissette Villa, 11 años, los jueces de familia ¿actuaron con todos los antecedentes y de manera acuciosa? ¿Y qué ocurre con la justicia? Han pasado cuatro años y no hay nadie culpable de su muerte. O la joven Ámbar Cornejo, trozada por un hombre que ya había matado a dos seres humanos y cuyos cuerpos introdujo en un tambor. ¿Qué lleva a la Corte de Apelaciones de Valparaíso a considerar que es un hombre que puede andar libre por las calles? ¿Dónde quedó el criterio, el sentido común, aunque el preso cumpla con los checks?

Pero si usted no paga sus contribuciones, su casa sale a remate y la pierde. Y si es tomado preso no puede pedir permiso para ir a un rewe o a clases de ética. Y del caso Caval, ¿se acuerda? Nada de nada. Carpetas y carpetas arrumbadas y todos en sus casas. Igualdad ante la ley le dicen.

Sigamos. Artículo 13: toda persona podrá circular libremente… las familias que viven aterradas en poblaciones dominadas y gobernadas -de facto- por el narcotráfico, ¿pueden circular libremente? Claramente no, si hasta Carabineros no puede entrar a muchas de ellas. Para el estallido de violencia del 18 de octubre, se acuerda del “jueguito” que de lúdico no tenía nada, de “el que baila pasa”, y si usted no bailaba ¿lo golpeaban a usted o a su vehículo y no lo dejaban circular? Luego se legisló al respecto, pero no pocos lo encontraron una exageración y llamaron a los que se oponían, fascistas. Y vamos a La Araucanía y parte de la décima y octava región, donde el terrorismo, disfrazado de guerra de Arauco, no cesa. La gente vive con miedo hace años y si antes había sectores internos donde no se podía circular libremente por riesgo a ser atacado, ahora hasta en la carretera Norte-Sur no se puede circular libremente, donde ya se dispara directo a las cabinas de camiones y autos sin importar si se mata a un ser humano. ¿Dónde están los DDHH del ciudadano de a pie, que trabaja, saca adelante a su familia, paga impuestos, pero que el Estado no lo protege frente a delincuentes y terroristas?

Aquí quiero relacionar dos derechos: “la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado” (artículo 16,3) con “los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos” (artículo 26,3). Aquí se puede escribir un tratado, pero solo me referiré el proyecto de ley de Educación Sexual Integral, ESI, que, de ser aprobado, obligará a que los pequeños de pre básica tengan clases gráficas de sexualidad o hacerles ver que el ser hombre o mujer es un tema cultural y no biológico, entre muchas otras barbaridades. ¿Dónde queda ahí el resguardo de la familia, o la libertad de ésta a educar los hijos como quieran? A los parlamentarios les hace falta repasar el documento de la ONU.

Artículo 23,2: “Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual”. Sabemos que hay sueldos desiguales, pero esto se transforma en escándalo al momento de comparar la brecha salarial entre hombre y mujeres. Según distintos estudios, en promedio, la mujer gana alrededor de 12% menos que un hombre por un mismo cargo y cantidad de trabajo… Hay otros derechos que se cumplen bastante, lo que no es plausible, sino solo es honrar un compromiso que Chile adquirió. Hay otros tantos sobre libertad de expresión, injurias, calumnias, que con la aparición de las redes sociales dan para una segunda columna de opinión.

Lo relevante es que han pasado 72 años, tres generaciones, y estamos en deuda con lo básico, lo de sentido común, mientras vemos anuncios rebuscados de políticos que no aportan nada al espíritu de este documento. ¿Falta el derecho a una renovación radical en los tres poderes del Estado?

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO