Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 06 de febrero, 2017

Rompe paga: otro “verano crítico” de Bachelet

Cuando se escriba la historia de esta crisis veremos que la Presidenta no fue culpable de todo lo que le achacan, pero que usó el humo para no asumir asuntos que sí le correspondían.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Esperé a que la crisis de los incendios entrara en su fase de meseta para no ser acusado de sacar provecho político criticando al Gobierno. En efecto, muchas de las críticas que recibió la Presidenta tuvieron esa intención. Pero también es cierto que utilizó esa excusa para no responder preguntas que eran de su competencia. Y por no responderlas se merece un severo cuestionamiento que hoy la Presidenta está evitando.

Los veranos lo eran también para los Presidentes. “Viene el Festival de Viña y este país se desconecta”, se decía en los departamentos de prensa y gabinetes fiscales; pero con Bachelet no. El Estado es un organismo “crisis-propenso”, expuesto en 360 grados. Algo ocurre con Michelle Bachelet que atrae los problemas en verano y, cuando no los hay, los crea. Y cuando los crea, los ignora para que crezcan. Y cuando decide reconocerlos, responde con evasivas. Esa estrategia evasiva le sirvió como candidata en campaña (con la connivencia de la prensa, que salvo honrosas excepciones nunca quiso “apretarla” mucho), pero ha resultado fatal como presidenta cuando explotan las crisis.

El cargo de Presidente de la República tiene ciertas atribuciones, obligaciones y límites por defecto; con independencia de las características personales del que lo ocupe. Esa articulación entre las atribuciones del cargo y las características personales hacen que personas como Sebastián Piñera funcionen bien en crisis –pero que sea un descalabro cuando se pone creativo– mientras que sacan lo peor de Michelle Bachelet. Cuando se escriba la historia de esta crisis –ya está ocurriendo– veremos que ella no fue culpable de muchas cosas que se le achacan; pero también veremos que usó el humo para no asumir asuntos que sí le correspondían.

El potencial destructivo de una crisis se calcula por la multiplicación de dos factores: la del evento crítico (sabotaje, abuso sexual, desastre natural, etc.) y la gestión que hagas de ella (contradicciones o desmentidos a la versión oficial, no acertar con el tono de la respuesta, tratar de pasarse de listo, etc.). Lo que hace tan atractivo el rubro de la gestión de crisis es que la incertidumbre entra en la ecuación por el lado de la gestión, no por el del evento crítico. Incendio en el piso 4, y de inmediato sabemos que el riesgo máximo es la pérdida de todo el edificio; pero si se gestiona mal la crisis, puedes hacer que caiga el gobierno o meter al país en una guerra con el vecino. Se sabe dónde comienza, pero no se sabe dónde acaba. Y esa volatilidad la aporta la mala gestión, no el evento crítico en sí.

Las respuestas ante una crisis no sólo deben ser verdaderas, sino que verosímiles. No estás obligado a decirlo todo, pero todo lo que digas debe ser verdadero. La crisis se multiplicó no por una agudización de los incendios, sino por mala gestión: cuando el director de la Conaf descartó el uso del avión Supertanker, la respuesta sonó inverosímil a la ciudadanía. Y cuando se demostró que estaba equivocado, sonó a mentira e incompetencia. Ahí supimos que nadie estaba al mando de verdad y que el ritmo de la obra lo estaba poniendo la sociedad civil y una ciudadana generosa que mandó traer un avión enorme.

Muchos días se demoró el Gobierno en volver a tomar la sartén y poner el ritmo de la obra. De a poco los horarios regulares del trabajo burocrático del sector público alcanzaron el vigor y empuje de la sociedad civil, y se encauzó la ayuda por las vías institucionales. Ahora está comenzando una nueva etapa, menos visible que la crisis, pero en la que Michelle Bachelet tampoco tiene buen registro: la reconstrucción y acompañamiento de largo plazo de las comunidades afectadas.

 

José Agustín Muñiz Viu, periodista y magíster en Comunicación Estratégica UC

@jose_muniz

 

 

FOTO: CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: