Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 24 de enero, 2020

Rodolfo Vilches: Los nuevos desafíos que evidenció la «guerra comercial»

Ex negociador de la Direcon, socio fundador de Velasco, Rioseco & Asociados Rodolfo Vilches

Al aproximarse un acuerdo entre China y Estados Unidos quedó en evidencia que elsistema multilateral de comercio, particularmente, en lo que respecta a resolución de conflictos, no está siendo capaz de dar soluciones a los desafíos económicos y comerciales actuales. Entre ellos, el proteccionismo y la imposición unilateral de aranceles.

Rodolfo Vilches Ex negociador de la Direcon, socio fundador de Velasco, Rioseco & Asociados

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Después de casi un año y medio de una de las más profundas “guerras comerciales” de las últimas décadas, el 2020 comienza con una esperanzadora noticia y señal para el futuro de la política comercial internacional: las dos principales potencias mundiales —EE.UU. y China—, firmaron el pasado 15 de enero el acuerdo Fase 1 para dar fin a la contienda comercial actual entre ambas naciones.

Haciendo un símil con la organización dispuesta en un acuerdo comercial tradicional, diríamos que se acordaron algunos de los capítulos de un texto mucho más amplio que deberá incluir varios de ellos. En lo inmediato, identificamos una serie de compromisos en materias que trajeron aparejada una reacción positiva de los mercados bursátiles, como fueron las compras de bienes estadounidenses agrícolas, manufactureros, energéticos, servicios —entre otros—, por cerca de US$200.000 millones en 2 años, menores plazos para prescindir de los límites en materia de propiedad extranjera y manipulación de monedas. Sin embargo, también existe certeza que aún quedan flancos abiertos en disciplinas como la transferencia tecnológica y los subsidios del Estado.

Pero, la firma del pacto permite reformular otras preguntas, no siempre evidentes, y comienza a dejar en evidencia, por ejemplo, que el sistema multilateral de comercio, particularmente, en lo que respecta a resolución de conflictos, no está siendo capaz de dar soluciones a los desafíos económicos y comerciales actuales. Entre otros, podemos mencionar el proteccionismo y la imposición unilateral de aranceles. En efecto, el acuerdo alcanzado nos entrega señales tan o más importantes que el propio acuerdo y que dan luces sobre la relación y resolución futura que tendrá la actual administración de Donald Trump ante conflictos de esta naturaleza.

Es en aquello que el tratado establece la resolución “bilateral” en caso de disputas comerciales. Dicho de otra forma, no recurre a terceros tribunales arbitrales para su resolución y faculta a EE.UU. a tomar medidas en caso que el país asiático no cumpla con al obligaciones pactadas. De esta manera, se evidencia la desestimación de mecanismos internaciones establecidos y reconocidos por estos mismos países, lo que implicaría la desaprobación a los organismos o convenios que los administran y consagran, así como, da cuenta de una nueva aplicación de aranceles, si los compromisos adquiridos no avanzan según la trayectoria trazada por EE.UU.

No obstante, lo anterior tampoco es de extrañar. Con todo, la mayor economía del mundo, desde que comenzara a poner en marcha sus promesas de campaña en materia de política comercial (como la salida del CPTPP, la renegociación del TLC con Nafta o la aplicación de la Sección 232 -aranceles a China-) ha cuestionado al sistema multilateral de comercio, entre otros, a la Organización Mundial de Comercio (OMC) y su Órgano de Apelación, así como sus resultados y su incapacidad de controlar y fiscalizar a China y sus prácticas comerciales. De hecho, desde mediados del 2017 a la fecha, ha bloqueando el proceso de elección de jueces, haciendo inoficioso el mecanismo.

Tal es el reproche a esta entidad, que -junto a UE y Japón- recientemente declararon como insuficiente para contrarrestar las distorsiones de mercado «la lista actual de subvenciones prohibidas por la Organización Mundial de Comercio (OMC) -a la exportación y al contenido nacional-”.  Tema que estará en la mesa de la próxima cumbre ministerial del organismo a realizarse en junio de 2020 en Nur-Sultán (Kazajistán) y donde se buscará ampliar dichas categorías.

Es cierto, EE.UU. tiene, en buena medida, razones para reclamar un trato justo a sus inversiones respecto a propiedad intelectual y exponer argumentos críticos sobre ayuda del estado y estándares laborales chinos. Sumado a  ello, la regulación sobre la resolución de este tipo de pugnas —particularmente de la OMC—, debe modernizarse de manera que pueda realmente resguardar el multilateralismo acorde a la economía actual y responder a las exigencias que tiene el comercio internacional. Pero no puede ser la imposición unilateral e inconsulta de aranceles la que resuelva por si sola alguna de estas quejas mencionadas.

La rúbrica del Acuerdo Fase 1 es una valiosa noticia para el mundo y, en especial, para nuestro país. Pero, recordando lo expresado por el propio secretario del Tesoro americano, Steven Mnuchin (“el alivio de las tarifas adicionales depende de la finalización del acuerdo de Fase 2”), también nos da cuenta que el escenario comercial beligerante abrió las puertas a una reestructuración de las relaciones comerciales y la forma cómo algunos resolverán éstas. En este marco, Chile, el país con más acuerdos comerciales en el mundo y que ha levantado la bandera del libre comercio, ejemplificando el bienestar de éste, no puede sino tener un rol fundamental en este proceso de reconsolidamiento y búsqueda del multilateralismos —y sus órganos—, como el escenario propicio, imparcial y dinámico para la resolución de este tipo de disputas.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete