Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 21 de marzo, 2020

Rodolfo Vilches: Coronavirus: Lecciones de la dependencia comercial

Ex negociador de la Direcon, socio fundador de Velasco, Rioseco & Asociados Rodolfo Vilches

Llegó la hora de aprender las lecciones que nos deja en COVID-19 y la dependencia comercial con China, para comenzar a pensar en el mediano y largo plazo, con una base en la diversificación de los mercados de destino de nuestras exportaciones.

Rodolfo Vilches Ex negociador de la Direcon, socio fundador de Velasco, Rioseco & Asociados

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La frase popular dicta que “Cuando China se resfría, el mundo estornuda”. En efecto, la aparición del COVID-19 (conocido como coronavirus) nos ha demostrado el estrecho vínculo entre las economías del mundo a la nación asiática. En este marco, expresar que el PIB global se encuentra hoy en las manos de la salud de la segunda economía del mundo no es baladí.

Ciertamente, China ya no es el país de 2003 –año del SARS-, que componía el 4,5% de la economía mundial. Hoy es una economía que representa el 17% del PIB global, fuertemente integrada a las cadenas globales de valor y a la adquisición y suministro de bienes y servicios. El gigante asiático es el mayor comprador de materias primas y productos básicos del mundo, subordinándose a él nada menos que cerca del 30% del crecimiento global -20% en 2003-. Así, la misma globalización que genera una curva exponencial en el contagio del virus muestra la dependencia absoluta del vigor que pueda tener economía china. Sólo en el caso chileno, se estima que 0,3 puntos menos de crecimiento de la nación asiática conjeturan 1 punto porcentual de menor crecimiento nacional.

Con todo, el coronavirus implicará un deterioro de las exportaciones y del crecimiento manufacturero de ese país, donde algunos especialistas ya hablan que este año podría perder 1 punto -hasta 1,5- de su PIB, es decir, 0,5 puntos del PIB mundial. Los efectos más notorios han estado en transporte, turismo, comercio, hotelería, viajes aéreos, cierres de fronteras y espacios públicos. Firmas tecnológicas, de la industria automotriz, aérea y/o deportiva han suspendido temporalmente sus actividades para, con ello, evitar la propagación de la enfermedad. Únicamente para ilustrar, China domina cerca del 75% del mercado mundial de telefonía móvil, en este escenario, y de profundizarse los efectos negativos del coronavirus, las pérdidas para ese país y en especial para sus compañías pueden ser multimillonarias.

Uno de los claros afectados por esta relación lineal -y sus daños adyacentes- es el comercio internacional. La economía China actualmente representa cerca del 30% del comercio planetario. En ello, esta nueva amenaza nubló las relaciones comerciales del gigante asiático con sus socios comerciales. Naciones con estrechas relaciones mercantiles como Corea, indonesia, Taiwán, EEUU y el mismo Chile serán los que enfrentarán una mayor dificultad ante la disminución comercial. En lo regional, para varios países de Latinoamérica, la nación asiática es primer o segundo socio comercial. Chile, Perú, Brasil, Ecuador y Argentina –estos último en menor medida- dependen de las exportaciones a este mercado. Así, metales del Perú, productos no petroleros como banana y camarón de Ecuador, carne y soja argentina y productos agrícolas nacionales se han visto o se verán fuertemente afectados por la expansión del virus.

En este escenario de sino-dependencia, la propagación supone un riesgo importante para nuestra relación comercial con el mundo y particularmente con el Asia. Sin más, China representa el 30% de nuestras exportaciones, mientras que el APEC el 64% del intercambio comercial nacional. Justamente, la disminución en el consumo, tanto chino como de otros países, y el bajo movimiento en puertos, reflejarán un deterioro de las actuales y futuras exportaciones –las cifras de enero y febrero ya dan cuenta de aquello con una contracción del 10,5% en el intercambio comercial total-.

No cabe duda que la globalización y la interconexión entre sus economías a traído beneficios. Y si bien el gobierno chino ha declarado tener contenida la enfermedad, está generando un daño económico mundial que incluso podría ser excesivo en comparación al daño humano que han generado otras enfermedades en el pasado. Sabiendo esto, la pregunta ahora es ¿por cuánto tiempo continuará la propagación del COVD-19 y qué tan amplio será su efecto?

China está implementando una serie de medidas en apoyo a sectores y empresas que se han visto afectadas. Aunque todo indica que este es uno de los mayores desafíos de la economía mundial en los últimos años, donde la producción y relaciones comerciales no se reanudarán en su totalidad hasta dentro de un periodo de tiempo incierto, complicando y menoscabando las operaciones de comercio exterior de miles de empresas alrededor del mundo y llevándonos a una contracción del comercio mundial que podría llegar al -4% en 2020.

Finalmente, en un mundo globalizado, con naciones fuertemente entrelazadas entre ellas, fenómenos que se desarrollan a miles de kilómetros de distancia, repercuten a una velocidad inusual en el resto del orbe. Para nosotros, un país ampliamente abierto al mundo, con una gran dependencia de nuestro comercio exterior, esto debe ser un punto de atención. Por cierto que esperamos y necesitamos la conservación y estabilidad de los mercados, así como de una rápida contención del virus para en el corto plazo reconquistar lo dañado. Sin embargo, llegó la hora de aprender las lecciones que nos deja en COVID-19 y la dependencia comercial con China, para comenzar pensar en el mediano y largo plazo, con una base en la diversificación de los  mercados de destino de nuestras exportaciones.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete