Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 11 junio, 2021

Roberto Munita: El peso de la noche

Abogado, magíster en Sociología y Master in Political Management, George Washington University Roberto Munita

Lo que está en juego en esta oportunidad es mucho más que el gobierno de la capital: quien salga electo será, probablemente, la autoridad con más votos después del Presidente de la República, muy por sobre cualquier senador de la República. Y al no tener casi atribuciones, estamos ante una figura que se dedicará día y noche a hacer activismo político.

Roberto Munita Abogado, magíster en Sociología y Master in Political Management, George Washington University
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

¿Votar por Orrego, por Oliva, anular, o simplemente no ir a votar? Difícil disyuntiva para los electores de centroderecha de la Región Metropolitana. Me perdonarán los lectores de regiones, pero en esta oportunidad, quiero centrar mi análisis sólo en esta contienda, no porque las otras no sean importantes, sino porque lo que está en juego en esta oportunidad es mucho más que el gobierno de la capital: quien salga electo gobernador (o gobernadora) será, probablemente, la autoridad con más votos después del Presidente de la República, muy por sobre cualquier senador de la República. Y al no tener casi atribuciones, estamos ante una figura que se dedicará día y noche a hacer activismo político.

Como sabemos, el oficialismo en pleno deberá mirar esta fundamental elección por televisión, tal como un Mundial de Fútbol cuando Chile no clasifica. En este caso, empero, los electores sí tendrán una potencial rol que cumplir: ¿ir a votar o no? ¿apoyar a Orrego o no? A la centroderecha le ha caído —utilizando con algún matiz aquel concepto portaliano— el peso de la noche.

Sin duda son muchas las razones por las que un elector de derecha podría no querer votar por Orrego: es un opositor al Gobierno y a su sector, y un acérrimo militante DC, que ni siquiera cerró la puerta por fuera cuando ésta se izquierdizó, como las Marianas Aylwin o las Soledades Alvear. Consecuentemente, no ha buscado el voto en el oficialismo ni ha dado mayores guiños al mundo conservador. Y no debiera hacerlo: por aplicación del teorema del votante mediano, sabemos que la decisión se tomará a la izquierda del votante PS, a medio camino entre el bloque del Frente Amplio con el PC, representada por Karina Oliva, y el mundo socialdemócrata, representado por este ex intendente. Cualquier intento por “derechizar” su campaña, bien lo sabe Orrego, no hará otra cosa que debilitar sus posibilidades.

Otro argumento para no apoyarlo, sobre todo para los mayores, se basa en el fantasma del ’64, cuando la derecha abandonó a Durán y votó en masa por Frei Montalva. Muchos, posteriormente acongojados por las políticas de Frei, dicen que no están dispuestos a volver a hacer lo mismo. Sin embargo, hay que tener en claro que el escenario acá es muy distinto, ya que el escenario está zanjado, y es Orrego u Oliva. No hay ningún Durán al que abandonar.

Pese a todo lo anterior, lo más razonable para la centroderecha es ir el domingo a votar por el ex intendente. Su currículum está a años luz del de Oliva: Orrego es abogado, tiene un magíster en Harvard, y ha sido ministro, alcalde e intendente. La breve experiencia laboral de su contendora, por el contrario, incluye pasos como asesora del senador Navarro y el ex candidato presidencial Marcel Claude, dos figuras que nunca han brillado demasiado. En línea con esto, ya hemos visto cómo su falta de preparación y sobre-ideologización le pasa la cuenta, como cuando señaló hace pocos días que el gran problema asociado al narcotráfico en Santiago es que las bandas son dirigidas por hombres. Sin comentarios. Al parecer, cada vez que Oliva abre la boca, Orrego gana votos.

El ex alcalde de Peñalolén no sólo le gana en trayectoria, sino que además —esto es innegable— coincide mucho más con la cosmovisión que tiene la centroderecha. Acá no se trata de tratar de hacerse trampa en el solitario, creyendo que “Orrego en el fondo es de los nuestros”, porque no lo es. Pero es un vecino que comparte más valores y principios que Oliva. De nuevo, la reacción es clara; para muchos puede ser sensato, y hasta un asunto de republicanismo, votar por el mal menor, con el fin de evitar que gane un mal astronómicamente mayor. ¿Hemos reparado en la ventaja que tendrá la candidatura de Jadue, con Hassler instalada en Plaza de Armas s/n, y Oliva en el edificio de la gobernación?

Es efectivo que la centroderecha está, en la Metropolitana, en un zapato chino, hundida en un problema que —recordando a Barros Luco— no tiene solución. Sin embargo, por esquivar ese problema, puede pasar que otros terminen tomando una decisión que afectará a siete millones de habitantes de la región y, más aún, que puede inclinar la balanza en la elección de noviembre. Por mucho que pese la noche, es mejor abrirse paso y actuar.

  1. Veronica Munita Bennett dice:

    Aquí no hay dudas. No se trata del mal menor. Se trata de evitar a toda costa el mal mayor!

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO