Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 03 de agosto, 2015

Reforma tributaria: el verdadero rol de las circulares

Se hace evidente que las circulares no son un sistema o método para perfeccionar la ley, dada su naturaleza administrativa y su acotada fuerza obligatoria.

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hace unos días se dio por terminada la publicación de la totalidad de las circulares con instrucciones, explicaciones y ejemplos prácticos para facilitar la correcta aplicación y asimilación de la reforma tributaria, dirigidas a los contribuyentes, según lo indicó el subsecretario de Hacienda.

Este hecho no hace más que transmitir una sensación de tranquilidad a los contribuyentes que no corresponde, quienes han sido informados de manera errónea, ya que las circulares no son un método idóneo para perfeccionar la ley, debido a que son dictadas por el director del Servicio de Impuestos Internos en uso de las facultades administrativas que le otorga el Código Tributario.

Esto trae como consecuencia que no son obligatorias para los contribuyentes, ni tampoco para los jueces tributarios, porque están destinadas a instruir a los funcionarios del SII sobre la forma en que deben aplicar y fiscalizar los impuestos, siendo obligatorias sólo para ellos como subalternos del director.

Por ejemplo, sometida una controversia entre un contribuyente y el SII al conocimiento de un tribunal tributario y aduanero, el juez de la causa puede dictar sentencia en contra de lo sostenido por el director de SII en una circular, dándole la razón al contribuyente.

Entonces, se hace evidente que las circulares no son un sistema o método para perfeccionar la ley, dada su naturaleza administrativa y su acotada fuerza obligatoria.

Ahora bien, sí existen puntos controvertidos u oscuros en la reforma que por medio de una circular el SII puede aclarar cómo será su fiscalización, pero creo que se ha desaprovechado la oportunidad, porque muchas veces las circulares dictadas repiten lo señalado en la ley sin aportar, y se echan de menos más aplicaciones prácticas. La circular sobre las rentas presuntas es un claro ejemplo de esto.

Cabe recordar que el director del SII tiene que redactar las circulares, interpretando administrativamente la norma tributaria, y —evidentemente— se le hizo complicado ese trabajo.

Es unánime la opinión entre quienes hemos estudiado la reforma tributaria de que ésta hizo muy complejo el sistema tributario chileno, el que lógicamente debe ser entendido de Arica a Punta Arenas, por todos, o por lo menos la mayoría de los contribuyentes sometidos él. Hoy esto está muy lejos de ocurrir, pronosticándose una implementación más que dificultosa.

Si el gobierno realmente quiere perfeccionar y simplificar la reforma tributaria, como se ha expresado, debe proponer una nueva ley, la que debe ser aprobada en el Congreso, como cualquier otra, y no a través de simples circulares con fuerza obligatoria sólo en el ámbito administrativo.

 

Francisco Larraín Schultz, abogado tributario de Castillo & Prieto.

 

 

FOTO: PABLO ROJAS MADARIAGA/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: