Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 13 de enero, 2020

Raúl Madrid: Chanfreau y el incidente de la Universidad Austral

Abogado, profesor universitario Raúl Madrid

¿Por medio de qué lógica una universidad debiera ofrecer a uno de ellos, con exclusión del resto, su inmediata incorporación, sin haber rendido ni intentado rendir el examen de admisión? No advierto justificación alguna, que no sea un inadmisible gesto partisano de parte de quien ha realizado este singular ofrecimiento.

Raúl Madrid Abogado, profesor universitario
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El país ha sido testigo en estos días de un hecho sorprendente: el Director de Historia y Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Valdivia, Robinson Silva, declaró en Twitter que “daremos ingreso inmediato a Víctor Chanfreau, si así lo decide [a la carrera de Historia]. La Ministra no tiene autoridad para negar matrículas”. De este modo, aseguraba ante el país el ingreso al sistema universitario del vocero de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes (ACES) sin rendir la Prueba de Selección Universitaria, y contradiciendo frontalmente a la ministra en su intención de atenerse a las normas publicadas por el DEMRE, absolutamente vigentes. Luego invitó “a los colegas del CRUCH (Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas) a romper el autoritarismo” (sic), lo que equivale a una incitación a no cumplir la ley.

El comunicado se produjo a raíz del comentario de la máxima autoridad del Ministerio, en el que simplemente hacía presente que “el DEMRE fija condiciones, y dice que aquel que obstaculiza el normal desarrollo de la prueba, debe quedar al margen del proceso”. Efectivamente, la señora ministra no estaba expresando una opinión personal. La página web del DEMRE explica claramente que “el incumplimiento de alguno de los deberes señalados, así como toda acción que altere o impida el normal desarrollo del proceso de admisión, perjudique o pueda perjudicar a los participantes, infrinja la obligación de rendir las pruebas en forma personal y sin ayudas o cualquier sustracción o difusión no autorizada de todo o parte del contenido de las pruebas, significará a el o la postulante la exclusión inmediata del proceso de admisión”. Todo esto, dice el reglamento, sin perjuicio de las acciones penales que corresponda deducir.

Pues bien, la acción concertada y deliberada del señor Chanfreau y de otras personas a través de la convocatoria de la ACES trajo como consecuencia que alrededor de 42.000 postulantes vieran alterado, y a la postre impedido, el normal desarrollo del proceso de admisión a las universidades del país para el año que comienza, lo que configura, sin lugar a dudas, el tipo descrito por las normas del DEMRE.

Se me vienen a la cabeza tres razones por las cuales la actitud del señor Robinson Silva es completamente inadmisible, y debiera poner en alerta a la institucionalidad educacional del país. La primera, porque deja en muy mal pie a su propia universidad desde el punto de vista de su responsabilidad académica. Todos los que vivimos en el ambiente académico tenemos un gran respeto por la Universidad Austral, y esta “oferta” no encaja en absoluto con la seriedad que les caracteriza. Afortunadamente, el Rector de dicha Casa de Estudios, Óscar Galindo, ha afirmado que no es facultad del aludido Robinson Silva realizar tal ofrecimiento, por lo que no se podrá materializar. La declaración del Rector es muy tranquilizafora, por cuanto afirma que “en ningún caso los cupos pueden ser ofrecidos directamente por un Director de Escuela, Decano o cualquier otra autoridad universitaria”. Su actitud, sin embargo, debiera ser objeto al menos de una investigación formal al interior del claustro, por las autoridades competentes.

Pero pongámonos un momento ante la naturaleza misma de la oferta; y aquí viene la segunda cuestión. Como decíamos antes, existe en este momento un número superior a los cuarenta mil postulantes que han sido afectados en su derecho a demostrar sus conocimientos y ser admitidos al sistema universitario. ¿Por medio de qué lógica una universidad debiera ofrecer a uno de ellos, con exclusión del resto, su inmediata incorporación, sin haber rendido ni intentado rendir el examen de admisión? No advierto justificación alguna, que no sea un inadmisible gesto partisano de parte de quien ha realizado este singular ofrecimiento.

Tercer punto para reflexionar: el señor Chanfreau no sólo carece de una excepcionalidad razonable para ungirse como “el” elegido en un cupo universitario sin haber hecho nada por conseguirlo, sino que además es el causante directo, con su llamado al activismo obstruccionista y violento, de que los otros 42.000 alumnos se hayan visto impedidos de participar en este proceso, algunos de ellos incluso con sus pruebas casi terminadas. En otros términos: no sólo no hay una razón que justifique la oferta de Robinson Silva -aún si fuera legal-, sino que se advierten fuertes argumentos para que, de realizarse un acto magnánimo como éste en un mundo abstracto, Chanfreau fuera el último de la lista para recibir tal beneficio.

Más allá de lo anecdótico que puede resultar siendo este incidente -gracias a la reacción del Rector-, es profundamente alarmante constatar hasta qué punto una parte de la sociedad chilena se encuentra ideologizada y dispuesta a saltarse toda la institucionalidad normativa, e incluso moral, para alcanzar el éxito en sus propuestas públicas, que pueden ser muy legítimas -o no-, pero que pierden toda su fuerza si quienes las sustentan no están dispuestos a convivir de acuerdo con las reglas de la sociedad civil. Aún más inquietante resulta el hecho de que este exabrupto proceda del ámbito universitario, donde se supone que sus integrantes obran con la vista puesta en la verdad, y están dispuestos a someterse a todos los procesos adecuados de racionalidad disciplinar.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete