Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 11 de diciembre, 2016

¿Quiénes construyen muros?

Mentora en Reinvención Laboral Mónica Reyes
Mientras la derecha piensa que la izquierda está equivocada, ésta cree que las personas de derecha son malvadas y recurren a etiquetas descalificadoras.
Mónica Reyes Mentora en Reinvención Laboral
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Seguramente el imaginario colectivo asociaba la palabra “muro” a la muralla de Berlín, hasta que Donald Trump dijo que construiría uno en la frontera con México, y desde entonces al escuchar el término recordamos ese impactante anuncio.

Lo dicho por Trump suscitó un inmediato clamor y llamado a la no discriminación, a pesar de que querer diferenciarse y establecer cierto tipo de límites es legítimo, aunque los métodos puedan ser discutibles. Los sentimientos que llevan a levantar muros llaman la atención y son dignos de analizar, por lo que ocurre entre los pueblos y, también, al interior de ellos.

En el caso específico del pueblo norteamericano, es interesante observar cómo está mutando el comportamiento de los propios ciudadanos y los sentimientos que han suscitado divisiones entre ellos. Así como esta última elección ha demarcado sus límites con el resto del mundo, también está haciendo lo suyo internamente.

¿Sabía usted que por estos días los votantes de Hillary Clinton han dejado de ver a sus familiares y amigos que votaron por Donald Trump? ¿Por qué? Los motivos que esgrimen los analistas y las respuestas que dan las personas en sus testimonios son variados.

Según los medios estadounidenses es un hecho que, desde hace un tiempo, las universidades han excluido las ideas conservadoras y sus oradores de las aulas. Además, a los izquierdistas que suelen ser adoctrinados se les enseña a creer que las personas de derecha son sexistas, intolerantes, xenófobas, homofóbicas, racistas y otros calificativos con los cuales fue acusado el mismo Trump. A esto se suma que la mayoría de las posturas de izquierda se basan en la emoción. Así es que mientras la derecha piensa que la izquierda está equivocada, ésta cree que las personas de derecha son malvadas y recurren a etiquetas como las mencionadas anteriormente. Por otro lado, mientras el concepto de decencia para la izquierda está asociado a lo políticamente correcto y son antirreligiosos, sus valores son diferentes a los del votante de derecha que aún cree en mandamientos tales como “Amar a Dios por sobre todas las cosas” o “Amarás al próximo como a ti mismo”.

Así, no resulta sorprendente que los votantes de Clinton se nieguen a ver a sus familiares y amigos que votaron por Trump, pero no ocurra lo mismo con los votantes conservadores de derecha, quienes no han levantado un límite o “muro” hacía sus conocidos, por causa de una diferencia en su opción a la hora de votar. Trump habló de levantar un muro, mientras los votantes de Clinton ya lo están construyendo.

 

Mónica Reyes R., profesora y Máster en Historia 

 

 

FOTO: VICTOR PEREZ/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: