Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 15 de marzo, 2015

Que el poder se transforme en servicio

Creemos en el modelo de desarrollo en libertad que Chile ha adoptado. Sin embargo, nos vemos en la obligación de condenar las situaciones de “trampa”.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Estos últimos meses han develado la profunda crisis al interior de la derecha. El caso Penta, más allá de su arista judicial, representa de forma simbólica la fatiga de ciertas estructuras que cohabitan entre la política y los negocios, que ciertamente hoy genera cuestionamientos transversales. Nos guste o no, estos cuestionamientos nos impiden mostrar con mayor coherencia las bondades de un modelo exitoso que ha mejorado las condiciones de vida de millones de chilenos y chilenas en los últimos 30 años. El problema entonces no es la falta de ideas, es más bien la incapacidad de transmitirlas y defenderlas, lo que requiere de testimonios y liderazgos que encarnen ese anhelo de justicia que hoy se manifiesta en cada rincón del país. Quienes adscriben estas palabras, no poseen la piedra filosofal ni menos la experiencia suficiente para sermonear a nadie. Hay eso sí, un profundo compromiso con la libertad, en especial con la libertad (o la ausencia de ésta) de quienes viven en el mundo popular; y mucha energía para apoyar la creación de un proyecto colectivo que nos permita sacudirnos de este letargo que asfixia los anhelos de una generación completa y que impide la construcción de un Chile justo, con igualdad de oportunidades.

Los escándalos que han sacudido al sistema político golpean a toda la institucionalidad, pero de forma especial a la centroderecha, que por muchos años se valió de la probidad y la transparencia en su periodo como oposición. Parece tentador empatar la situación de Penta con el caso CAVAL, los falsos exonerados, el famoso “MOP-GATE”, fraudes en ferrocarriles del Estado y un listado casi interminable de hechos que durante años fueron destruyendo la confianza ciudadana por culpa de la izquierda. Sin embargo, ese ejercicio parece contribuir a fortalecer la imagen de que la política es un espacio para servirse, y no para servir trabajando de forma honesta.

La emisión de boletas ideológicamente falsas y el financiamiento irregular de campañas, representan diferentes formas de hacerle trampa al sistema, y reflejan distintas formas de saltarse las reglas que nosotros mismos hemos pactado como sociedad. La evasión de impuestos que se le imputa a PENTA y el tráfico de influencias asociado a CAVAL son reflejo de una práctica que aparentemente está arraigada en nuestro sistema económico, privando al Estado de recursos para atender las urgencias sociales de los más vulnerables. Estas prácticas no sólo dañan la confianza en un sistema de libre competencia que debemos defender, además, propicia exabruptos estatistas por más control. Cuando este tipo de comportamientos no son condenados con fuerza, le damos la razón a quienes día tras día tratan de enlodar y demonizar la actividad empresarial privada, ignorando que ha sido la principal herramienta para combatir la pobreza, pese a que el gobierno de la presidenta Bachelet quiso esconder este dato en la última encuesta CASEN.

Creemos firmemente en el modelo de desarrollo en libertad que Chile ha adoptado. Sin embargo, con esa misma firmeza y por el respeto que le debemos a nuestra institucionalidad, nos vemos en la obligación de condenar las situaciones de “trampa”. El abuso no cabe en nuestra concepción de libertad. Hacernos los ciegos al respecto, es el más flaco favor que podemos hacerle a Chile, permitiendo la entrada a discursos añejos e históricamente fracasados.

Actualmente en Chile viven 32.000 familias en campamentos, y varias miles en situación de vulnerabilidad, en guetos secuestrados por la delincuencia y el narcotráfico. Queremos construir un Chile de oportunidades, un Chile más justo, donde el mérito y el la honestidad sean pilares de nuestra convivencia. Queremos un país donde dedicarse a la política sea sinónimo de servir a los más vulnerables. Llegó la hora de que el Poder se transforme en Servicio.

 

Consejeros de Movilidad Popular y Ex Dirigentes Estudiantiles: Rodrigo Durán, Ex Pdte. FEUAI; Javier Fano, Ex Pdte. FEUTAL; José Piña, Ex Pdte. FEC; Cristian Valdes, Ex Pdte. FEUDP; Marcelo Rivera, Ex Dirigente FUNAB; Lissette Cerda, Ex Dirigente FEUTFSM; Leandro Kunstmann, Ex Dirigente FEUA; Julian Sánchez, Ex Dirigente FECH; Juan Carlos Ferrer, Ex Dirigente PUC; Diego Olfos, Ex Dirigente UTFSM; Juan Carlos Vargas, Ex Dirigente UCEN; Felipe Caro, Ex Dirigente UCH; James Argo, Ex Dirigente UDEC; Alberto Ariztia, Ex Dirigente PUC; Paula Rojas, Ex Dirigente UDEC; Valeria Leiva, Ex Dirigente PUC; Ricardo Neumann Ex Dirigente PUC; Fernando Peña Ex Dirigente UDEC.

 

 

 

FOTO:CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más