Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 09 de junio, 2017

Presidenciables: un poco de seriedad, por favor

Lo realmente importante, lo que en verdad hace la diferencia entre un candidato y otro, entre el proyecto político de una coalición y otra, es de qué manera pretende conseguir lo que se propone.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Aspirar a la Presidencia de la República exige seriedad, claridad para dialogar con la opinión pública y transparencia respecto de lo que se espera realizar desde el cargo.

No basta con insistir en que se busca más justicia, más oportunidades y el fin de los abusos, mejor acceso y calidad de la educación, menos delincuencia, etc. Objetivos universales a estas alturas, sin duda. Lo realmente importante, lo que en verdad hace la diferencia entre un candidato y otro, entre el proyecto político de una coalición y otra, es de qué manera se pretende conseguir esos propósitos. Veamos la amplia gama de interrogantes sobre asuntos muy significativos para la vida de los chilenos en los próximos años.

¿Cómo se va a alcanzar la gratuidad universal que persiguen los candidatos de la Nueva Mayoría y el Frente Amplio? ¿Con otra subida de impuestos, tal vez ahora más profunda?

¿Cómo vamos a conseguir la igualdad de condiciones, de oportunidades, de resultados, digamos que la igualdad total a la que aspiran algunos concursantes? ¿Clausuramos la educación particular pagada, porque reproduce la desigualdad? ¿Expropiamos las viviendas de más de 200 metros cuadrados, para que todos los niños crezcan en entornos similares? ¿O más bien aceleramos a fondo para crear empleo y subimos las exigencias para ofrecer la mejor educación, salud, etc., aunque eso signifique un costo para quienes vean afectados sus intereses?

¿Y cómo vamos a proteger a los inocentes de la violencia y el crimen? ¿Revisamos la reforma procesal penal para evitar que los imputados tengan más derechos que las víctimas? ¿O ponemos todos los esfuerzos únicamente en prevención y dejamos de reprimir?

Alejandro Guillier lleva medio año dictando cátedra sobre el Chile que quiere, repite que la matriz productiva tiene que cambiar, que las reformas hay que hacerlas desde abajo, que hasta cuando con los abusos, etc. Pero cuando se le pregunta de qué manera va a lograr todo lo anterior o si va a impulsar equis reforma, responde, con una comodidad y tranquilidad envidiables, que su campaña está en construcción de“un programa de gobierno ciudadano”(cuando lo pillan volando bajo, concede una opinión del tipo “el terrorismo lo comenten agentes del Estado, caso límite es el Estado Islámico”, y quedamos todos, incluso sus amigos, mirando al sudeste).

Beatriz Sánchez, por su parte, propone garantizar derechos constitucionalmente, pero admite que no sabe cuánto cuesta ponerlo en práctica. Tampoco sabe en qué plazo alcanzará la gratuidad universal universitaria, ni cómo va a cumplir con su sueño de una economía desde lo que —para ella— es justo y sustentable.

Además de las vaguedades, se ha levantado en estos días la tesis de que los Presidentes no deben ser eruditos. Como soy una mal pensada empedernida, sospecho alguna relación entre esa postura —de benevolencia y comprensión con los candidatos— y los resultados del último Tolerancia Cero. Tal vez sea una manera de prestarle ropa al candidato entrevistado esa noche, a quien le conté seis veces “no soy experto”, y cuatro “la primaria es conceptual”, para no responder a las preguntas sobre ¡su propio programa de gobierno!

Por favor, lo mínimo que debe exigirse a un Mandatario es claridad en sus propósitos, para convocar a quienes mejor puedan contribuir a cumplirlos; además de liderazgo para conducir las decisiones que le competen, con justicia y teniendo como objetivo final el bien de Chile. Y, ciertamente, conocimiento sobre los asuntos públicos, el estado general del país y las tres o cuatro grandes tareas que deben impulsarse para los próximos años.

Quisiera que el próximo debate sobre la política fuera respecto de su calidad, que obligatoriamente pasa por la seriedad de quienes aspiran a representarnos, sea como Presidente o como el más modesto concejal. Si ellos creen contar con capacidades excepcionales para ejercer cargos que impactan la vida de la comuna, la región y el país, quiero que me lo demuestren antes de la elección, no cuando ya sea demasiado tarde para volver atrás.

 

Isabel Plá, Fundación Avanza Chile

@isabelpla

 

 

FOTO: ALEJANDRO ZOÑEZ/AGENCIA UNO

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: