Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 01 de febrero, 2017

¡Pónganme donde haiga!

Es obvio que el Gobierno ha estado más motivado por repartirse cargos que por gestionar con prudencia y eficiencia el aparato estatal. No les importa si la persona designada es competente o no para la función que se le encomienda.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Aaron Cavieres, director ejecutivo de la Conaf, afirmó en una entrevista a TVN que “los incendios no se apagan con agua” y que “cuando probaron el Hércules, que es más chico que estos otros aviones, tiró el agua y llegó como una llovizna repartida en cualquier parte, sin ningún efecto”. ¿Que irá a decir ahora respecto del “Luchín” de los rusos? ¿Cómo no lo han removido del cargo?

Escuchando estas afirmaciones inverosímiles de quien es el encargado de prevenir y extinguir los incendios forestales en Chile, no queda más que rendirse ante la evidencia de que la Presidenta Bachelet delega responsabilidades importantes en personas realmente incompetentes.

Lo hemos comprobado desde la crisis del Sename, el paro del Registro Civil, los “jubilazos” de Gendarmería, el caos en la construcción de hospitales, el desastre en la salud pública, la debacle en la calidad de la educación, el pésimo manejo de los ministerios políticos, la crisis de seguridad ya no solo en La Araucanía, sino que ahora extendida a las regiones del Maule y Biobío, sólo por mencionar algunos ejemplos.

Los incompetentes tienen capturado el Estado, cruzando prácticamente todos los organismos públicos. Esto es una demostración patente del daño que nos ha hecho el cuoteo político desvergonzado de la Nueva Mayoría. Me recuerda a un antiguo miembro del Partido Radical, que ante la posibilidad de ser designado para algún cargo público dijo: “A mí no me den, pónganme donde haiga”.

Es evidente que este Gobierno ha estado más motivado por repartirse cargos, y con ello el botín constituido por los impuestos de todos los chilenos, que por gestionar con prudencia y eficiencia el aparato estatal. No les importa si la persona designada es competente o no para la función que se le encomienda. De ahí que tenga una aprobación de sólo 11%.

Axel Kaiser afirmó que “de todas las catástrofes que han asolado a Chile en los últimos años, este Gobierno es lejos la peor”. A la luz de lo que hemos vivido estos últimos años, no deja de tener razón. Y siendo Alejandro Guillier un candidato del Partido Radical, me preocupa que siga la fiesta.

Carlos Correa, ex Secom de Bachelet, en una columna de opinión titulada “Se incendió el sentido común”, busca enlodar al ex Presidente Piñera por intentar gestar iniciativas para ir en apoyo de las comunas afectadas, llegando incluso a afirmar que convocó a “sus ex ministros, ahora devenidos en alcaldes de comunas pudientes”, para ir en ayuda de comunas populares como Pumanque, Marchihue, Lumaco, Santa Cruz, Portezuelo, etc.

¿Qué tiene de malo que el ex Presidente Piñera pida apoyo a comunas más ricas para ir en ayuda de las más afectadas? ¿No se trata de eso la solidaridad? Correa cae en la misma pequeñez que ha tenido la Presidenta Bachelet al no agradecer la ayuda brindada por la chilena Lucy Avilés, que donó el arriendo del Supertanker. Dada la incapacidad de este Gobierno para actuar con rapidez y efectividad, ha surgido Piñera, un verdadero líder, para colaborar en una crisis que a esta administración definitivamente le quedó grande.

El ex Presidente Ricardo Lagos ha declarado que: “si los incendios son intencionales, entonces el espíritu de concordia entre los chilenos ha terminado…”, ante lo cual no cabe otra cosa que preguntarse qué responsabilidad les cabe a todos quienes desde este Gobierno han intentado por todos los medios posibles reinstaurar la lucha de clases en Chile.

No es aceptable que desde la izquierda se pretenda tratar como conspiraciones a los testimonios de gente como Manuel Báez, alcalde de Empedrado, quien en una declaración pública relata que personalmente le informó a la Presidenta de la República haber descubierto materiales inflamables al interior de los bosques arrasados por los incendios.

No tengo dudas que una parte importante de los incendios son causados accidentalmente, pero otra parte definitivamente podría ser consecuencia de acciones terroristas que a la izquierda le interesaría ocultar y que el Gobierno preferiría callar.

Lo que se quemó, hace ya mucho tiempo, es el sentido común de las personas que ha designado este Gobierno para dirigir nuestro país y que lo han dividido incendiando el alma del pueblo con resentimiento, envidia y odio, incentivando la creencia de que sería una especie de derecho social el “ponerse donde haiga”, como premio a la incompetencia.

 

Gonzalo de la Carrera C., ingeniero comercial UC, conductor de Directo al Grano, en Radio Agricultura

@carreragonzalo

 

 

FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: