Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 4 septiembre, 2021

Pilar Lizana: El sueño (sud)americano

Dra. Gobierno y Administración Pública, investigadora asociada de Athenalab Pilar Lizana

Es cierto que migración, trata de personas y narcotráfico son asuntos de naturalezas distintas, pero es imposible de analizarlos por separados, menos cuando involucran fronteras.

Pilar Lizana Dra. Gobierno y Administración Pública, investigadora asociada de Athenalab
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Nuevas expectativas de vida, ofertas de trabajo y progreso son algunas de las razones por las que los latinoamericanos han decidido dejar sus países. Algunos van al norte, otros al sur. Situación política, inseguridad, condiciones económicas, los motivos. El viaje es largo, peligroso y quienes se desplazan son presa fácil de organizaciones del crimen internacional.

Colchane, aduana terrestre de la región de Tarapacá, contaba 271 ingresos ilegales en julio. En agosto, subieron a 1.210. ¿Qué hay de malo en migrar? Nada. ¿El problema? Las entradas ilegales.

Expuestos a enfermedades y delitos como tráfico de drogas y trata de personas, venezolanos, colombianos, peruanos y más buscan un futuro mejor en Chile. Pero, ese futuro mejor no siempre llega, y menos cuando por la necesidad de subsistir son instrumentalizados por las bandas del narcotráfico. O aún peor, bajo la excusa de una migración humanitaria se camuflan intereses delictuales.

Fentanilo en Estados Unidos, cocaína en Chile. La realidad de las fronteras porosas es similar a pesar de su distancia geográfica. No hemos llegado a la sofisticación de los túneles ventilados que cruzan de México a Estados Unidos ni tampoco hemos sido testigos de la violencia contra migrantes como la masacre contra los guatemaltecos en Tamaulipas que, en su deseo por llegar al país del Tío Sam, quedaron en medio de la disputa territorial de bandas dedicadas a la trata de personas.

Es cierto que migración, trata de personas y narcotráfico son asuntos de naturalezas distintas, pero es imposible de analizarlos por separados, menos cuando involucran fronteras.

El caos que produce la nueva oleada migratoria representa una oportunidad para algunos. Mientras las autoridades buscan reforzar la toma de PCR y el aislamiento de quienes tienen un resultado positivo, por los más de 100 pasos no habilitados puede cruzar de todo. Sin ir muy lejos, esta semana se desbarató una banda que operaba en la región de O´Higgins y que internaba la droga por el norte grande. Si a esto le sumamos que la Oficina para las Drogas y el Delito de Naciones Unidas informó que Bolivia había aumentado un 15% la producción de hoja de coca en pandemia, la tormenta es perfecta.

Consagrada en la Constitución, la hoja del arbusto no es ilegal en Bolivia. Existe producción no autorizada de la famosa planta. ¿El problema? Es la materia prima para la producción de una de las drogas más rentables, justamente la que se saca por nuestros puertos. “De la cordillera al mar en horas” pareciera ser un slogan de empresa turística, pero la realidad es que lo que entra por la cordillera también puede llegar en horas al mar y de ahí al resto del mundo.

Se dice que la macrozona norte es la puerta de entrada a la droga. Pero, no sólo droga entra por ahí. Las regiones que componen el norte grande presentan desafíos y también oportunidades. Más de la mitad de la producción de cobre se genera en Antofagasta e importantes actores públicos y privados tienen operaciones en una zona clave para la economía chilena.

Así, el sueño (sud)americano de los migrantes puede terminar siendo un problema para el Estado. La presión en la frontera, el contrabando y tráfico de drogas tiene un impacto directo en las comunidades que viven en esas regiones. La inseguridad podría llegar a afectar inversiones y producción nacional. El cobre, nuestra principal materia prima, se encuentra en medio de múltiples amenazas. Asegurarlo, es el objetivo. ¿Cómo? Mediante un ejercicio de la soberanía que considere la acción de todas las agencias del estado, nacionales y en especial regionales, y que en coordinación con actores privados trabajen en conjunto para responder a los desafíos. Es tarea de todos que el sueño (sud)americano de algunos no se transforme en pesadilla para otros.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

En El Líbero. creemos que construir una sociedad libre es posible. Por esta razón, creamos contenidos que te permiten obtener una vision mas amplia del panorama actual, para que tú mismo puedas crear tus opiniones.

Gracias al aporte de los miembros de la Red Líbero nos es posible cumplir con esta labor, que cada día nos permite llevar contenidos periodísticos de calidad a más personas. Queremos invitarte a que seas parte de la red de personas que apoyan el periodismo libre y que quieren informarse a través de un medio en el cual puedan confiar, te invitamos a que formes parte de la Red Líbero

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

En El Líbero. creemos que construir una sociedad libre es posible. Por esta razón, creamos contenidos que te permiten obtener una vision mas amplia del panorama actual, para que tú mismo puedas crear tus opiniones.

Gracias al aporte de los miembros de la Red Líbero nos es posible cumplir con esta labor, que cada día nos permite llevar contenidos periodísticos de calidad a más personas. Queremos invitarte a que seas parte de la red de personas que apoyan el periodismo libre y que quieren informarse a través de un medio en el cual puedan confiar, te invitamos a que formes parte de la Red Líbero

HAZTE MIEMBRO