Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 25 de noviembre, 2019

Pía Turner: Tolerancia cero al abuso

Economista, investigadora de Horizontal Pía Turner

Desde que Chile retornó a la democracia, ningún Gobierno ha desarrollado una estrategia global para combatir la corrupción. Es más, de acuerdo a un análisis de ¨Chile Transparente¨, desde los 90 que las regulaciones anticorrupción se han diseñado a través de comisiones que surgen de la contingencia.

Pía Turner Economista, investigadora de Horizontal
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Según los índices internacionales más relevantes, Chile no es un país especialmente corrupto, y probablemente es por eso que cuando los chilenos nos enteramos de abusos de nuestras clases políticas y económicas nos escandalizamos. En efecto, los casos como Caval, Penta, fraudes de las cúpulas del Ejército y Carabineros, y todas las colusiones destapadas en la última década, ayudaron a pavimentar la crisis en la que vivimos. Esto, pues alimentaron la percepción de que algunas elites han gozado de privilegios a expensas de la gran mayoría, por lo que no es de extrañar que la corrupción haya pasado a ser una de nuestras prioridades en las encuestas de los últimos años.

Ahora, en medio de la tormenta, hemos sido testigos de otros tipos de aprovechamientos, como el de quienes abusan del desorden y de su poder político para tratar de derrocar a un presidente democráticamente electo; el de los que se benefician del caos generado por las manifestaciones para destruir todo lo que puedan, y el de algunos agentes del Estado que ocupan las fuerzas de su cargo para violar los derechos humanos.

La corrupción, tanto en crisis como en estabilidad, es extremadamente riesgosa para la democracia, ya que tensiona la confianza entre la ciudadanía y los gobernantes. Si vemos que los empresarios, o que quienes trabajan en el aparato estatal hacen uso de su posición para saltarse las reglas y capturar dinero o beneficios que son de todos: ¿Cómo vamos a confiar en ellos y respetarlos? ¿Por qué habríamos de tratar de vivir de manera honesta si sabemos que otros se aprovechan de esto?

Las propuestas de la más reciente, la “Comisión Engel”, que fue formada alrededor de un mes después de Caval, han sido implementadas en solo un 63%.

Ante la situación actual, es evidente que debemos modernizar nuestro Estado, eliminando las ineficiencias y espacios para el abuso que se dan porque entes como el SII y el Sernac no sean autónomos y dependan del gobierno de turno, o muchas de las Municipalidades no publiquen su información en el Portal de Transparencia, por citar algunos ejemplos. En consecuencia, los chilenos necesitamos de instituciones ágiles en servir a la ciudadanía, que se adapten a los cambios, en las que los recursos se gasten donde realmente tengan impactos positivos; en las que nadie pueda favorecer sus intereses por sobre el bien común, y en las que se cuente con las herramientas para desincentivar la corrupción.

Desde que Chile retornó a la democracia, ningún Gobierno ha desarrollado una estrategia global para combatir la corrupción. Es más, de acuerdo a un análisis de ¨Chile Transparente¨, desde los 90 que las regulaciones anticorrupción se han diseñado a través de comisiones que surgen de la contingencia. De esta forma, hemos sido testigos de cuatro de ellas, que han elaborado más de 375 medidas. Las propuestas de la más reciente, la “Comisión Engel”, que fue formada alrededor de un mes después de Caval, han sido implementadas en solo un 63%.

Chile vive momentos dolorosos, de mucha incertidumbre. Sin embargo, tenemos la claridad de que varias cosas tienen que cambiar, y entre ellas destaca el funcionamiento de nuestro Estado. Dentro del proceso de modernización del mismo, es urgente que aprovechemos la oportunidad de convertirnos en un país con cero tolerancia a la corrupción, sin importar desde dónde venga. Para ello, debemos llevar a cabo una evaluación exhaustiva de todos los espacios que existen para el abuso, y diseñar las políticas necesarias para desincentivarla y castigarla, a la vez de educar a nuestra ciudadanía en estas materias.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: