Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 26 de agosto, 2019

Pedro Pablo Díaz: Chile, un país integrado, una nación pujante

Embajador de Chile en Portugal Pedro Pablo Díaz

Chile no solo está cada día más integrado y conectado con el mundo, sino que también cada vez es más reconocido como una nación pujante, seria y responsable. Un país cuyas instituciones, admiradas por su solidez y prestigio, son el espejo que refleja el alma de un pueblo trabajador, esforzado y orgulloso de su tierra, de su historia y de su cultura.

Pedro Pablo Díaz Embajador de Chile en Portugal
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

De acuerdo a la última encuesta de la empresa Ipsos, el presidente latinoamericano con mayor aprobación entre los líderes de opinión de la región es el Presidente de Chile, Sebastian Piñera, quien se sitúa en el primer lugar con un 68% de respaldo. Este merecido reconocimiento es fruto del ambicioso programa de gobierno que ha llevado adelante desde que asumió la conducción del país el 11 de marzo de 2018, así como de su firme voluntad de profundizar la integración económica y cultural de Chile con el mundo.

Chile es una de las economías más abiertas del mundo y mantiene 28 acuerdos comerciales con 64 mercados, que representan el 63% de la población mundial y el 86,3% del PIB global. Nuestro gobierno cree firmemente que una economía abierta al mundo es beneficiosa para nuestros países porque genera mayor crecimiento económico, empleo, reducción de la pobreza y bienestar para todos. Por ello, en los últimos meses, el Presidente Piñera ha sostenido diversos encuentros con la mayoría de los gobernantes de América Latina, Europa, Asia, incluyendo los líderes de Estados Unidos, China e India. Fruto de estas reuniones, Chile ha logrado suscribir más de 60 acuerdos con 26 países y 6 organizaciones internacionales.

Por supuesto, Portugal también es parte importante de esta agenda de colaboración e integración. Por eso, en su próxima visita a este país, el Presidente Sebastián Piñera se reunirá con el Presidente Marcelo Rebelo de Sousa, ocasión que sin duda servirá para estrechar los lazos de sólida amistad y entendimiento entre nuestros pueblos.

En marzo pasado, Chile impulsó la creación del Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur), organismo de integración sudamericano donde participan Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Guyana, cuyo fin es promover el diálogo y la colaboración en áreas de infraestructura, energía, salud, defensa, seguridad y desastres naturales. Para profundizar nuestra integración económica en Sudamérica, Chile firmó un Tratado de Libre Comercio con Argentina y con Brasil, los que abrirán nuevas oportunidades de emprendimiento para chilenos, argentinos y brasileros. Asimismo, hace unos meses nuestro país culminó la profundización de su tratado comercial con China. Actualmente se encuentra negociando la modernización del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea y el tratado de libre comercio con Corea del Sur. Chile también está dando los primeros pasos para estrechar los lazos comerciales con la Unión Euroasiática, que incluye a Rusia, y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiatico (ASEAN). Hace unos días, el Senado de nuestro país aprobó el Acuerdo de Asociación con Reino Unido. Aún se encuentra pendiente la aprobación por esa instancia del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífica (CPTPP), que involucra a once países de la región Asia-Pacifico, que abarca 498 millones de personas, que en su conjunto representan el 12% de la economía global. En junio pasado, el Presidente Sebastián Piñera fue invitado por tercera vez a la Cumbre del G-20, hecho que representa un valioso reconocimiento a Chile. Y por primera vez en la historia de mi país, Chile participa como invitado en la Cumbre del G-7 en Francia.

Chile ratifica ante el mundo los principios que sustentan su política exterior; en primer lugar, su compromiso con la defensa de la democracia, las libertades, el Estado de Derecho y los derechos humanos. Por eso, el Presidente Piñera ha afirmado reiteradamente que en Venezuela hay una dictadura, no hay democracia, no hay respeto a los derechos humanos, no hay separación de poderes, no hay libertad de expresión. Y, por lo tanto, la posición de Chile, en concordancia con los tratados y las cláusulas democráticas que ha suscrito, es fuerte y clara: esa dictadura tiene que terminar.

Chile también es un fuerte promotor del multilateralismo y la colaboración entre los países. Por eso este año nuestro país será la sede de dos importantes cumbres internacionales: la del Foro Económico de Asia Pacífico (APEC) y la 25 Conferencia de las Partes de la Convencion sobre Cambio Climatico (COP-25). En el Foro APEC, nuestro país ha defendido con convicción el libre comercio y un orden internacional basado en reglas claras y transparentes y el fortalecimiento de la Organización Mundial del Comercio (OMC), gravemente afectado por la guerra comercial entre Estados Unidos y China. En la COP-25 sobre Cambio Climático, Chile promoverá la adopción de compromisos más ambiciosos y exigibles que los alcanzados en la COP de París, para luchar más eficazmente contra el calentamiento global, sumando además la urgente defensa de los océanos y de la Antártica como objetivos prioritarios.

Chile, que fuera la colonia mas pobre de España, es un pequeño país con solo 17 millones de habitantes, lejano y situado entre el desierto, el mar, una extensa cordillera y los hielos antárticos, no solo está cada día más integrado y conectado con el mundo, sino que también cada vez es más reconocido como una nación pujante, seria y responsable. Un país cuyas instituciones, admiradas por su solidez y prestigio, son el espejo que refleja el alma de un pueblo trabajador, esforzado y orgulloso de su tierra, de su historia y de su cultura.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más