Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 23 octubre, 2020

Paula Schmidt: Ni suicidas ni autocomplacientes, ¿simplemente necios?

Periodista y Licenciada en Historia Paula Schmidt

Así como es imposible esconder la cabeza como avestruz cuando se nos juzga, tampoco es posible disfrazar nuestra realidad. Menos ahora que hemos retrocedido 365 días al desierto provocado por el 18-O, que ha logrado secar casi por completo esa imagen de oasis que utilizó Sebastián Piñera con tanto entusiasmo para describirnos a la comunidad internacional días antes del inusitado quiebre social.

Paula Schmidt Periodista y Licenciada en Historia
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Esta semana, dos columnas de dos medios prestigiosos como el Wall Street Journal y el New York Times hicieron referencia al significado y posible desenlace del plebiscito el próximo domingo. Nada auspicioso, ya que una se titula “Misión Suicida”, y la otra deja abierta la pregunta si a partir del 26 de octubre (el día después de la elección) seremos capaces (por fin) de transformarnos en un ejemplo de democracia plena al dejar atrás una Constitución que por 40 años (como especifica el autor) ha beneficiado a una elite autocomplaciente. Dos miradas contrapuestas que, sin embargo, en algo tienen razón, porque, aunque no comparto que tengamos rasgos suicidas, sí estamos entrampados en una elección que no cumplirá con todo lo que auspicia y -lejos de aquello- provocará mayores niveles de crispación. Por el otro lado, a pesar de que las necesidades y la realidad del país son muy distintas a las de 1980, una democracia no es aquella que busca por medio de un “borrón y cuenta nueva” depurar los errores. Más bien requiere tiempo para consolidarse; sin saltarse etapas ni los procesos que la ayuden a prevenir futuros excesos.

No obstante, cuando las opiniones extranjeras poseen altura de miras, además de interesantes son bienvenidas, ya que amplían nuestra perspectiva y permiten conocer la percepción de quienes están interesados en nuestro país. Por lo tanto, en este mundo globalizado, así como es imposible esconder la cabeza como avestruz cuando se nos juzga, tampoco es posible disfrazar nuestra realidad. Menos ahora que hemos retrocedido 365 días al desierto provocado por el 18-O, que ha logrado secar casi por completo esa imagen de oasis que utilizó Sebastián Piñera con tanto entusiasmo para describirnos a la comunidad internacional días antes del inusitado quiebre social. Es por eso que resulta inverosímil (por decir lo menos) que bajo el actual contexto nuestra Cancillería haya optado por enviar (¡justo ahora!) un documento para “alinear el discurso” de nuestros embajadores en el extranjero y así “contribuir a mejorar nuestra imagen país” (y yo que pensaba que la prudencia y saber esperar eran dos requisitos de la diplomacia).

Delicada tarea la de nuestros representantes, ya que nuestra democracia ha sido tironeada hasta el cansancio, por lo que, para reestablecer su imagen y recuperar la confianza internacional, no son petite bouchée o palabras de buena crianza lo que necesita, sino más bien convicción para transparentar las complejidades del momento y asumir las consecuencias de nuestras decisiones. No olvidemos que nuestra (buena) reputación no está sepultada por completo y quienes conocen nuestra trayectoria desde el extranjero recuerdan las luces y sombras del pasado, sabiendo distinguir a los falsos profetas y vendedores de ilusiones (así también como a los necios).

Nicanor Parra expresó que “nos creemos ser país cuando la verdad es que somos apenas paisaje”. Es por eso que para fortalecer nuestra presencia en el mundo mejor hubiese sido que la Cancillería tomara el toro por las astas a través de una estrategia más sofisticada que un informe; no sólo porque nuestra imagen no amerita improvisaciones, sino también para despejar dudas si es que los chilenos, ad portas al plebiscito, somos tan suicidas o autocomplacientes como se piensa.

@paula_periodista (Instagram)

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO