Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 26 de junio, 2020

Paula Schmidt: Marchas infantiles, ¿cívicas o políticas?

Periodista y Licenciada en Historia Paula Schmidt

Los miembros de la comisión de la Infancia, así como están comprometidos en resaltar el derecho de los niños y niñas a manifestarse, también debiesen reflejar su preocupación de que no olvidarán los requerimientos del segmento más vulnerables del país.

Paula Schmidt Periodista y Licenciada en Historia
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Ahora que atravesamos por una pandemia sin precedentes, que los senadores de la comisión de la Infancia estén preocupados de que Chile resguarde el derecho de los niños, niñas y adolescentes a tomar parte de manifestaciones, como fue informado esta semana, es una premisa sugestiva, pero innecesaria. ¿Será que los honorables han detectado que el sentido cívico de los chilenos sólo despierta a partir de los 18 años? Lo dudo, ya que la efervescencia social y expresiones ciudadanas, incluso bajo el régimen militar, han sido patrimonio de hijos, nietos y sobrinos que han salido a las calles junto a sus referentes adultos aprendiendo desde una temprana edad a compartir sus causas y principios.

Es así como un año después de que la Naciones Unidas formulara la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989, nuestro país manifestó su preocupación de que proteger la infancia sería un eje transversal de sus políticas. Es por eso que los resultados de un estudio realizado por el Hogar de Cristo, la Unicef y las universidades de Chile y Católica sobre las altas tasas de deserción escolar de nuestros niños más vulnerables resulta muy atingente para recordarle a los senadores que existe una realidad invisible que requiere de su arduo trabajo para transformarlos en actores sociales y no en víctimas permanentes de su realidad.

Hoy, más de 360 mil niños, entre los 6 y 21 años, abandonan la escuela por diversos motivos: desapego; el prontuario delictual de algún familiar; trabajo infantil y juvenil; drogadicción y la maternidad o paternidad temprana, entre otros motivos, todos más que suficientes para detenerse y discernir que, en medio de la actual crisis sanitaria, los desafíos no son las marchas, sino mantener el foco sobre las necesidades de los niños más desprovistos de oportunidades; porque el valor de la democracia no sólo adquiere sentido en las calles, sino también a través de acciones, actitudes y las palabras de los adultos. Sólo así una vida frágil puede recobrar sentido al entender que para poder ejercer un derecho también se necesita de compromiso.

La pandemia sanitaria está poniendo a prueba la capacidad de nuestros legisladores para que, por medio de sus acciones, el país pueda sortear el escenario actual, tan adverso como impredecible. Es por eso que los miembros de la comisión de la Infancia, así como están comprometidos en resaltar el derecho de los niños y niñas a manifestarse, también debiesen reflejar su preocupación de que no olvidarán los requerimientos del segmento más vulnerables del país. Sólo así estos futuros adultos podrán sentir que sus líderes los tomaron en cuenta a tiempo, ya que lo cívico no sólo es político, sino también un refugio que entrega sentido de pertenencia, además de dignidad, valoración y respeto por quienes más lo necesitan.

@LaPaulaSchmidt

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete