Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 23 abril, 2021

Paula Schmidt: Los (mal) empoderados

Periodista y Licenciada en Historia Paula Schmidt

Aprovechándose del contexto actual, surgió una tribu que sólo se dejan ver rodeada de su manada para hacer leña del árbol caído. Mientras tanto, el país real observa. A veces hastiado, otras esperanzado, pero las más de las veces, frustrado, esperando que algún valiente sea capaz de romper la inercia para reordenar al país de una vez.

Paula Schmidt Periodista y Licenciada en Historia
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Superar los desafíos exige algo más que echar a volar la imaginación (mala señal, porque significa que no hay nada más que hacer) o simple buena voluntad, porque las crisis no sólo ponen a prueba a los países, a sus líderes o a los ciudadanos, sino también sus convicciones, las que se traducen en sus percepciones, actitudes y valores.

Si nos ponemos a analizar (pero, en serio) porqué aún no logramos descifrar “porqué nos está pasando lo que nos está pasando” (como diría Ortega y Gasset) es por varias causas: desde haber tratado de tapar el sol con un dedo (créame, nunca resulta) a reaccionar en vez de elaborar estrategias que ayudasen a prevenir para así no tener nada que curar. Es así que Chile, desde hace un rato (largo), se dejó llevar por la inercia de sus logros en vez de detenerse a analizar esa otra que nunca saca aplausos: la de sus fracasos. Aprovechándose del contexto actual, surgió una tribu de (mal) empoderados que sólo se dejan ver rodeados de su manada o a través de las redes sociales para hacer leña del árbol caído, tomándose, además, la escena pública; nutriéndose, reinventándose y sobreviviendo gracias a los placeres culpables de su audiencia, pero también por la inercia a su alrededor que se confunde frente a lo virtual.

Mientras tanto, el país real observa. A veces hastiado, otras esperanzado, pero las más de las veces, frustrado, esperando que algún valiente sea capaz de romper la inercia que acapara el espacio público para reordenar al país de una vez, y también para poner paños fríos sobre las antenas, capas o garabatos del Congreso que, al final, son sólo eso: antenas, capas o garabatos, que junto con incomodar, parecieran tener hipnotizado a un número importante de legisladores que dejaron atrás la dignidad de sus cargos atraídos por el vértigo (vacío) de recibir likes.

Romper la inercia sin crisis de por medio ya significa asumir grandes responsabilidades y emplear coraje para ir contracorriente, además de pragmatismo para asumir errores, pagar costos personales y siempre permanecer atento frente a las expectativas de la ciudadanía. Es por eso que hay pocos bien dispuestos o capaces de encabezar la tarea, porque durante el último tiempo los liderazgos de primera línea o han cedido al payaseo o se les ha escapado el timón con facilidad.

Si aún no estamos a la deriva es porque no todo recae sobre la sátira y el mal gusto que ha entorpecido e inhibido el actuar en nuestra política (menos mal). No obstante, si dejamos que sea la inercia la que opere sin que nada se interponga en su camino, estaríamos transando las actitudes y valores que nos han permitido no sólo crecer económicamente, sino también perpetuar el valor de la libertad y la democracia.

Las crisis son momentos decisivos (no necesariamente catastróficos) que ponen a prueba no sólo las convicciones de una nación, la de sus líderes y los ciudadanos, sino también su capacidad para tomar decisiones que permitan avanzar por el camino correcto (no por el más fácil). Enfrentar de manera exitosa el año electoral no sólo depende de que acudamos a las urnas, sino también que conservemos el tipo de actitudes y valores que permitan romper la inercia que ha empoderado a los actores equivocados por demasiado tiempo.

@LaPaulaSchmidt

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO