Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 11 septiembre, 2020

Paula Schmidt: Encuestas: Dime cuándo, dónde y para qué

Periodista y Licenciada en Historia Paula Schmidt

Debido a diversos traspiés que han afectado el prestigio de grandes empresas encuestadoras en el último tiempo, los expertos hoy se mueven con mayor cautela, aunque no por eso con menos determinación, ya que reconocen lo necesario que es para la democracia conocer los valores, prioridades e inquietudes de sus habitantes.

Paula Schmidt Periodista y Licenciada en Historia
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Tras las fallidas proyecciones de 2016 sobre las elecciones presidenciales en Estados Unidos y el referéndum sobre el Brexit, la credibilidad de las encuestas sufrió un desplome. Sobre ellas se situó una nube borrascosa que hacía difícil apreciar si lo démodé fueron las metodologías utilizadas o, más bien, si la sorpresa provenía de la singularidad misma de los hechos.

Sin embargo, a pesar del escepticismo y una mayor desconfianza, las encuestas siguen siendo el principal instrumento de la industria, la política y los medios para acercarse al variado, frágil y ambiguo comportamiento humano. Por lo tanto, lo que se les pide no es poco, ya que proyectar las preferencias de personas que, muchas veces y sin saber muy bien porqué, enfocan toda su energía sobre una tendencia, una marca o un personaje público para luego, en un santiamén, desecharlos sin ningún remordimiento es algo que requiere de una investigación elaborada y muy compleja.

Es así como, para la política, el poderoso imán que muchas veces tiraniza el comportamiento de sus representantes se llama Opinión Pública y a partir de ésta es que se elaboran cuestionarios especializados para recoger información valiosa que logre orientar a una ansiosa clase política siempre hambrienta de aprobación. La primera encuesta de opinión que se registra fue en Estados Unidos, previa a los comicios entre Andrew Jackson y John Quincy Adams, en 1824. Casi cuatro décadas después vendría Abraham Lincoln, cuyo hábito de montar a caballo para alejarse de la Casa Blanca y recibir lo que él denominó como “baños de opinión pública” ha inspirado más de 15 mil libros que no sólo acreditan su singular estilo, sino también de por qué la mejor encuesta política no requiere de intermediarios.

No obstante, sería un error asumir que una encuesta bien diseñada no entrega valiosos insumos sobre las preferencias de la opinión pública, ya que para persuadirla se la debe conocer. Sin embargo, cuando la clase política cae en la tentación de querer utilizarla como un principio, en vez de como una herramienta, surgen los problemas y crece la desaprobación, ya que la desconfianza ciudadana emana precisamente de aquellas promesas incumplidas o decisiones que cambian más rápido que los colores de un camaleón, transformando a la encuesta en algo vano, cortoplacista y que no conversa con la realidad.

Debido a diversos traspiés que han afectado el prestigio de grandes empresas encuestadoras en el último tiempo, los expertos hoy se mueven con mayor cautela, aunque no por eso con menos determinación, ya que reconocen lo necesario que es para la democracia conocer los valores, prioridades e inquietudes de sus habitantes. Es por eso que, tras un 2020 difícil de olvidar, la opinión pública se merece un respiro de la mala política. Por lo tanto, ahora que comenzaremos un inédito período electoral, con una larga lista de aspirantes, es de esperar que las encuestas cumplan con su función y entreguen valiosa información para que sea la voz de la ciudadanía la que se perpetúe en el tiempo por sobre los (efímeros) deseos de los candidatos.

@LaPaulaSchmidt

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO