Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 12 de abril, 2019

Paula Schmidt: El virtuoso callejeo de Felipe Alessandri

Periodista y Licenciada en Historia Paula Schmidt

A diferencia de muchos otros de sus pares, que recurren a gran parafernalia y destellos mediáticos con el fin de maquillar su labor, Felipe Alessandri ha demostrado tener tres grandes virtudes: que pretende conocer bien la realidad de sus representados, que desea formar parte de la comunidad y que mantener los pies sobre la tierra (y en constante movimiento) es lo que aterriza y perpetúa la labor de un político.

Paula Schmidt Periodista y Licenciada en Historia
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Tuve la intención de escribir sobre la contingencia política de esta semana, sin embargo, tras leer sobre el violento atentado hacia el edificio de la Municipalidad de Santiago, en la noche del pasado martes, mi atención se viró en 180 grados. A veces, vale la pena discernir sobre las acciones de personajes públicos que brillan más por sus resultados que por su capacidad de acaparar constantemente la agenda. Es por eso que esta semana quiero hacer alusión a la gestión del alcalde RN, Felipe Alessandri, cuyo estilo de hacer las cosas me ha llamado la atención.

Previo a encabezar una de las comunas más diversas, numerosas en población y antiguas del país, Alessandri no entraba en mi radar. Aunque no lo conozco personalmente, tras indagar un poco ahora sé que compartimos el mismo día de cumpleaños. Hijo de un ex alcalde, con hermano diputado y dos ex Presidentes en la familia, los Alessandri claramente respiran política y gestión pública. No obstante, el actual edil pareciera estar consciente de que no es su árbol genealógico, sino cómo desarrollará su labor lo que podría pavimentar a largo plazo el cumplimiento de sus objetivos.

Los vendedores ilegales llamaron a una protesta repartiendo panfletos con su rostro mostrando un impacto de bala en la cabeza.

Ahora, ¿qué ocurrió el martes? Vidrios rotos y un atentado en el primer piso de la sede municipal, declarada monumento histórico en 1976. ¿La razón? El llamado de los comerciantes ilegales a manifestarse tras la muerte de un vendedor ecuatoriano, atropellado en la Alameda por huir de Carabineros para evitar su fiscalización. Según éstos, el alcalde era el primer responsable del lamentable suceso y fue así como llamaron a una protesta repartiendo panfletos con su rostro mostrando un impacto de bala en la cabeza. Esto llevó a que se formaran barricadas, se afectara al comercio legal y se provocaran graves lesiones a tres uniformados.

Lo más inaudito de todo es que los mismos que provocaron los desmanes dijeron comprender de que cometen una infracción al no contar con un permiso para vender. No obstante, justificaron su accionar por el “abuso de poder de las autoridades”, pero nada dijeron sobre los tres individuos que siguieron hasta su casa a un fiscalizador municipal con el objetivo de atacarlo. Cabe preguntarse, entonces, ¿quién abusa a quién?

Popularmente se dice que un exitoso alcalde de Santiago podría encumbrarse hacia la primera magistratura a nivel nacional. Sin embargo, en palabras del propio Alessandri, la Municipalidad de Santiago es una “moledora de carne”; durante los últimos 20 años ningún edil de esa comuna ha logrado un segundo período.

Tras ganar holgadamente las elecciones de 2016, Alessandri llegó para encabezar una comuna cuyo déficit era de $21 mil millones de pesos.

El actual jefe comunal sabe de lo que habla, ya que su relación con el municipio se remonta a 2004, cuando fue elegido por primera vez concejal. Quince años después, tras ganar holgadamente las elecciones de 2016, Alessandri llegó para encabezar una comuna cuyo déficit era de $21 mil millones de pesos; que a diario recibe una masa flotante de más de 2 millones y medio de personas; cuya tasa de inmigrantes corresponde a un tercio de su población total; cuyos 44 colegios abarcan a 33 mil escolares y que, además, debe preservar el legado histórico y cultural de Santiago al mismo tiempo que realiza cambios para modernizar su infraestructura. No obstante, dentro de sus planes está lograr la reelección y seguir cimentando los proyectos que consumen su tiempo, por lo que los comerciantes ilegales son sólo una parte de la ecuación.

Benjamín Vicuña Mackenna expresó: “No hay nada que interese más al hombre, después de su casa, que la calle donde pasa dos tercios de su vida, calle arriba, calle abajo, callejeando…”.  Este Alessandri 2.0 es callejero. Se le nota, le gusta y se refleja en su cuenta de Twitter, que da a conocer su periplo, casi a diario, por los disímiles barrios de su comuna.

Por lo tanto, a diferencia de muchos otros de sus pares, que recurren a gran parafernalia y destellos mediáticos con el fin de maquillar su labor, Felipe Alessandri, a través de tanto callejeo, me ha demostrado poseedor de tres grandes virtudes: que pretende conocer bien la realidad de sus representados, que desea formar parte de la comunidad y que mantener los pies sobre la tierra (y en constante movimiento) es lo que aterriza y perpetúa la labor de un político.

@LaPolaSchmidt

FOTO:CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más