Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 03 de julio, 2020

Patricio Navia: Limitar la reelección de autoridades, una pésima reforma

Sociólogo, cientista político, académico UDP Patricio Navia

Establecer límites a la reelección de autoridades ejemplifica a la perfección lo malo que es legislar desde las emociones en vez de desde la razón. Aunque sea enormemente popular, los límites a la reelección no solucionan los problemas que la gente quiere solucionar. Es más, limitar las reelecciones de legisladores y autoridades locales crea problemas nuevos y, al final, hace que la gente termine más descontenta y decepcionada de la clase política y de las instituciones de representación democrática.

Patricio Navia Sociólogo, cientista político, académico UDP
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Oyendo una demanda tremendamente popular, el Congreso votó a favor de limitar los periodos en los cargos de elección popular. Un senador podrá presentarse solo una vez a la reelección, lo que limita su permanencia en la Cámara Alta a 16 años. Los diputados podrán presentarse dos veces a la reelección, para completar un máximo de 12 años. Por un error en la redacción de la ley, los límites a la reelección aplican también a los alcaldes y concejales en ejercicio. Los alcaldes y concejales que ya han ocupado sus cargos por 12 años no podrán buscar la reelección.

Aunque existe la posibilidad de que el gobierno emita un veto sustitutivo en el proyecto de ley que ya fue aprobado por ambas cámaras para permitir una última reelección a los alcaldes en la contienda a realizarse en abril de 2021, no hay certeza de que ese veto tenga votos suficientes en el Congreso. Después de todo, los chilenos mayoritariamente aprueban la idea de que los políticos no se eternicen en el poder.

Lamentablemente, cuando se piensa más fríamente sobre los límites a los periodos, no parece tan obvio que esta sea una buena idea. Si un legislador está en su último periodo y no puede buscar la reelección, ese legislador tiene pocos incentivos para preocuparse del bienestar de sus electores. Es más, parece lógico que el legislador se preocupe más de su propio futuro laboral. Por ello, es alta la posibilidad de que legisle pensando en sus futuros empleadores y no en los electores que los votaron. En su último periodo, los legisladores tendrán pocos incentivos para preocuparse de sus distritos o para hacer bien una pega a la que ya no podrán volver a aspirar.

A su vez, la evidencia comparada muestra que en países donde hay límites a la reelección, la opinión pública no parece muy satisfecha. En 2014, después de décadas de prohibir la reelección al mismo cargo, México adoptó una reforma para permitir que los diputados pudieran ser electos hasta por 4 periodos consecutivos (12 años) y los senadores hasta por dos periodos (12 años). La principal razón que se argumentó para la reforma fue la necesidad de profesionalizar la labor del legislativo y obligar a los legisladores a que se preocuparan más de sus distritos.

En política, el pasto del vecino también parece ser más verde. Por eso, en países donde se prohíbe la reelección miran con envidia a aquellos países en los que ésta está permitida. Pero en muchos países, con o sin reelección de legisladores, la gente desconfía de su clase política y siente que sus representantes no se preocupan lo suficientemente de sus necesidades.  Lamentablemente, la gente no parece entender que los límites a la reelección tendrán nulo efecto en mejorar la calidad de los legisladores y generar más incentivos para que estos se preocupen más del bienestar de sus electores.

Afortunadamente, hay cosas que se pueden hacer para lograr una mejor rendición de cuenta. La creación de distritos uninominales de menor tamaño haría que los legisladores se preocupen más de evitar el castigo de sus electores. Algo parecido ocurre con los alcaldes, quienes, al ser electos por mayoría, deben preocuparse de toda la comuna y no como los legisladores, que se esconden en el anonimato de un electorado que no sabe ni sus nombres. Una medida alternativa sería limitar el gasto en campaña de los titulares, para así nivelar la cancha un poco más a favor de los desafiantes. También se podría exigir que, para mantenerse en sus cargos, los titulares obtengan una votación superior a la que recibieron en la elección anterior. De lo contrario, el cargo irá a otros candidatos de la misma lista.

Tal vez el único consuelo que existe para aquellos que quieren ver mejorar la calidad de la democracia en Chile es que, una vez que la gente se de cuenta que la nueva reforma solo generó que las mismas caras de la clase política comiencen a rotar en distintos puestos sin que sean capaces o tengan interés en especializarse, entonces el descontento y la desafección ciudadana con la elite llevará a muchos a pedir que se revierta la reforma y volvamos al sistema anterior. Tal vez entonces podamos aprovechar la oportunidad de legislar usando más la cabeza que el corazón. Porque la calidad de la democracia depende de que haya un buen diseño institucional que genere los incentivos adecuados para que los políticos se preocupen más del bienestar de sus electores que de los grupos de interés, necesitamos reformas basadas en la evidencia más que en la bien intencionada pero equivocada intuición del sentir popular.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete