Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 24 de abril, 2020

Patricio Navia: La división del trabajo en el gobierno de Piñera

Sociólogo, cientista político, académico UDP Patricio Navia

Porque ni el Presidente Piñera ni el ministro Jaime Mañalich son buenos comunicadores, los dos debieran centrarse en seguir liderando la respuestas del gobierno a la pandemia y a la crisis económica, y ceder el papel de comunicador a personas que tienen las habilidades y capacidades para hacerlo.

Patricio Navia Sociólogo, cientista político, académico UDP

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Un gobierno de derecha a favor del capitalismo y del mercado debiera entender que la forma más eficiente de realizar todas las tareas que implica gobernar es optimizando los recursos a través de la especialización de los equipos de trabajo. Para una administración que en general ha hecho las cosas relativamente bien en su respuesta al coronavirus cuando se le compara con otros países de la región, resulta incomprensible que las principales polémicas respondan a errores no forzados de comunicación. Porque ni el Presidente Piñera ni el Ministro Jaime Mañalich son buenos comunicadores, los dos debieran centrarse en seguir liderando la respuestas del gobierno a la pandemia y a la crisis económica, y ceder el papel de comunicador a personas que tienen las habilidades y capacidades para hacerlo.

En las cinco semanas que el país lleva en la fase 4 del coronavirus, el gobierno ha tenido más aciertos que errores. La decisión de implementar cuarentenas selectivas y de minimizar el impacto negativo en la actividad económica fue fuertemente resistida al comienzo. Pero a medida que el resto de los países de la región han comenzado a buscar formas para salir de sus cuarentenas nacionales, la estrategia adoptada por el gobierno chileno aparece como una medida más sostenible en el tiempo.

A su vez, la forma en que el gobierno ha desplegado recursos y ha anunciado paquetes económicos para responder ante el impacto económico de la pandemia aparece también como acertada. Si bien era tentador anunciar de buenas a primeras que tirarían la casa por la ventana, al ir tomando medidas incremental y gradualmente el gobierno ha podido afinar mejor su respuesta a los efectos, todavía desconocidos, que tendrá la pandemia en la economía.

Incluso los críticos del gobierno deben reconocer que La Moneda está hoy mejor parado que cuando se inició la fase 4 de la pandemia. Es más, desde que se produjo el estallido social el 18 de octubre, el gobierno no lograba ponerse de pie. La respuesta gubernamental a la pandemia le ha permitido recuperar el control de la situación del país y mostrar un liderazgo que está generando cada vez más reconocimiento nacional y en el extranjero.

Por eso mismo, resulta difícil de entender los errores comunicacionales no forzados que ha cometido. Desde la visita del Presidente Piñera a Plaza Italia hace un par de semanas hasta las polémicas en las que se ha involucrado el ministro de Salud Jaime Mañalich, el gobierno parece obstinado en sabotear sus propios logros. En vez de demostrar la misma disciplina y determinación que ha mostrado en la implementación de su política sanitaria para combatir al coronavirus, el gobierno ha cometido demasiados errores en la forma en que está comunicando sus decisiones e iniciativas. Tanto el excesivo protagonismo del Presidente como la incomprensible obsesión de Mañalich por excederse en sus vocerías, opinar sobre temas de los que no necesita opinar o apurarse en hacer anuncios antes de tiempo, el gobierno ha cometido costosos errores comunicacionales no forzados.

Ni Piñera ni Mañalich son buenos comunicadores. Ambos generan anticuerpos y sus estilos de comunicación despiertan sospechas y cargan con pesadas mochilas de polémicas y conflictos anteriores.

Afortunadamente, la solución al problema comunicacional es simple y puede ser aplicada inmediatamente. Tanto la vocería de La Moneda como la principal vocería de la política sanitaria para combatir al coronavirus pueden ser asumidas por funcionarios de confianza del Presidente y del ministro que tengan mejores habilidades comunicacionales. Sin ir más lejos, el ministro del Interior Gonzalo Blumel o el ministro de Hacienda Ignacio Briones han demostrado ser mejores comunicadores que el Presidente. Ambos tienen cercanía y empatizan con las necesidades y preocupaciones de la gente. Ninguno de ellos carga con las polémicas que se asocian a Piñera. Es más, ambos son incuestionablemente leales al Presidente y, por lo tanto, debieran gozar su confianza absoluta. En el Ministerio de Salud, la doctora Paula Daza posee también más habilidades comunicacionales que Mañalich. Ella fácilmente podría asumir un rol más protagónico en la comunicación mientras el ministro sigue piloteando el buque.

Si el problema, como bien dijera el alcalde Rodrigo Delgado, de Estación Central, es que Mañalich es un buen conductor, pero trata mal a los pasajeros, la solución parece simple. Hay que poner a alguien más a cargo de la relación con los pasajeros. Eso le permitirá a Mañalich —y también al Presidente Piñera— centrarse en lo que sabe hacer mejor. Precisamente porque, hasta ahora, el gobierno ha mostrado un razonable liderazgo en la respuesta a la pandemia, no tiene sentido que los responsables de ese liderazgo insistan en sabotear sus logros cometiendo errores comunicacionales no forzados.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: